NAIZ

El recibo de la luz de un consumidor tipo se sitúa por encima de los 62 euros en julio

El funcionamiento del mercado mayorista del Estado español y los precios internacionales del gas y las emisiones de CO2 continúan elevando las facturas de la luz para muchos consumidores –hogares y empresas– en Hego Euskal Herria. Pese a la rebaja del IVA, el recibo de julio apenas se verá reducido.

Durante el fin de semana el precio de la luz desciende notablemente. (Jaizki FONTANEDA | FOKU)
Durante el fin de semana el precio de la luz desciende notablemente. (Jaizki FONTANEDA/FOKU)

La rebaja del IVA del 21% al 10% en la factura de la luz en el Estado español no ha bastado para evitar que en julio el recibo de la luz se equipare al más alto en lo que va de año, el de junio, debido a unos precios de la electricidad desbocados en el mercado mayorista, cuya media ha sido de 92,41 euros/megavatio hora (MWh) en el mes, la más alta desde que hay registros.

Dicho con otras cifras, teniendo en cuenta que 1 MW equivale a 1.000 kilovatios (KW), el precio medio en el mercado mayorista ha sido de 0,09241 euros por KWh.

Según cálculos de la agencia Efe, para un consumidor tipo acogido a la tarifa regulada –con una potencia contratada de 4,4 kilovatios, un consumo mensual de 250 KWh al mes (distribuido en 70 KWh en horario punta, 60 KWh en horario llano y 120 KWh en valle)–, el recibo de la luz, a falta de un día para que acabe julio, se sitúa en 62,60 euros, muy próximo al de junio (mes con un día menos), cuando alcanzó los 62,94.

Sin la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez, que entró en vigor el 26 de junio, el recibo de julio se habría situado, a falta de un día para que acabe el mes, en 68,86 euros (5,92 euros más que en junio). Sin embargo, con datos actualizados, la factura de julio es, a falta de mañana, un 2,7% más barata que la de junio (34 céntimos menos).

Diferencia entre el PVPC y el mercado libre

Si se compara este recibo tipo con el de julio de 2020 –año marcado por la pandemia y en que la luz estuvo baja debido a la caída generalizada de los precios de la energía–, la de julio de este año es un 26,4% más cara (13,09 euros) y respecto a la de julio de 2019 se encarece un 12,82% (6,72 euros más).

El precio el mercado mayorista, donde los productores de electricidad casan sus ofertas para el día siguiente y se fijan los precios para cada hora de ese día, tiene un peso en torno al 24% en la factura de la luz de los consumidores acogidos a la tarifa regulada o Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), algo más de diez millones de consumidores en el Estado.

Los cerca de 17 millones que están en el mercado libre, que pagan por el kilovatio hora los precios que ponen las compañías con las que contratan el suministro, no se ven afectados por las oscilaciones al alza, pero tampoco se benefician de descensos como el que se produjo el año pasado.

La polémica sobre la tarifa regulada

La vinculación de la factura regulada al precio de la electricidad en el mercado mayorista ha sido cuestionada de nuevo desde las compañías eléctricas durante esta semana.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, decía el pasado martes que «la principal diferencia entre España y el resto de países es la tarifa regulada, que está indexada al precio del mercado» y que hace que «los consumidores domésticos no están protegidos de la volatilidad» de los precios en el mercado mayorista.

También la consejera delegada de Iberdrola en el Estado, Ángeles Santamaría, decía en una entrevista en Cinco Días que «nuestra tarifa regulada es única en Europa y no nos trae nada bueno».

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha criticado que las eléctricas aprovechen los altos precios para rechazar esa tarifa y ha advertido de que no en todas las del mercado libre se garantiza un precio fijo, pues algunas ofertas que se están haciendo a nuevos clientes recogen en los contratos la posibilidad de actualizar precios cuando la empresa lo estime oportuno con un preaviso estipulado.

Los precios caen durante el fin de semana

Habitualmente, los precios en el mercado mayorista caen durante los fines de semana porque desciende la demanda general, fundamentalmente debido al parón en las actividades industriales. Así, para mañana, sábado, el precio medio diario es de 61,09 euros/MWh, un 36,6% menos que el de este viernes; el mínimo será de 2,67 euros/MWh de 17:00 a 18:00 horas y un máximo de 76,55 euros/MWh de 23:00 a 24:00 horas.

La semana pasada. el precio medio diario estuvo tres días por encima de los 100 euros/MWh y el 21 de julio la luz alcanzó su máximo histórico (106,57 euros/MW), un día después de que se registrara el segundo precio más alto en la historia (103,76 euros/MWh).

Detrás de estas alzas están los altos precios del gas en los mercados internacionales y de los derechos de emisiones de CO2, que durante este año vienen marcando mes a mes máximos históricos.

En el mercado estatal, el precio del gas para este viernes supera la cota de los 40 euros/MWh y llega a 40,40 euros/MWh, un 3,3% más que ayer; mientras que el precio del CO2 en julio se ha situado de media en 53,28 euros/tonelada, alcanzando un nuevo máximo.

Los ciclos combinados de gas, en ausencia de renovables, son los que suelen marcar los precios en un mercado marginalista en el que la última central que casa precio en cada hora, la más cara, fija el precio que cobran todas.

Aunque las renovables y la hidráulica, que no soportan costes de gas ni CO2, están aproximando precios a los ciclos, incluso en las horas que ellas marcan el precio, éste no desciende significativamente.