El testimonio y la imagen del torturado Romano corren por Europa a través de Puigdemont

Ocurrió en 2001, pero la imagen del rostro deformado de Unai Romano tras pasar por comisaría sigue siendo emblema contra la tortura en Euskal Herria. Y su testimonio ha circulado estos días más que nunca por Europa, en un hilo iniciado por una cuenta vasca y difundido por Carles Puigdemont.

R.S.|18/02/2020
Orig_p002_f01
Unai Romano fue brutalmente torturado en dependencias policiales. (Andoni CANELLADA/ARGAZKI PRESS)

En torno al Día contra la Tortura (13 de febrero, aniversario de la muerte de Joxe Arregi), la difusión de esta lacra en Euskal Herria ha cobrado eco internacional gracias sobre todo a un hilo de tuit con el testimonio de Unai Romano difundido por Igor Goikolea y retuiteado por el president catalán legítimo en el exilio.

En su mensaje, Carles Puigdemont anima a leer el testimonio hasta el último tuit y haciendo hincapié en que el caso de Romano –«esa monstruosidad»– ocurrió en plena UE (y sin generar polémica alguna en ese momento).

 

El testimonio íntegro fue publicado en NAIZ en febrero de 2002.

El caso quedó impune, tras alegar las FSE que el rostro deformado del joven de Gasteiz podía ser producto de un golpe con una puerta. De hecho, el último caso de tortura con condena firme en Euskal Herria se remonta a 1992.

En 2018, otro representante independentista catalán, Gabriel Rufián (ERC), también mostró la imagen de Romano torturado y leyó parte de su testimonio en la tribuna del Congreso.