El Parlamento belga decide hoy si despenaliza la eutanasia infantil en medio de un intenso debate

La Cámara Alta belga votará hoy el proyecto de ley que despenaliza la eutanasia para menores de edad, siempre que se cumplan ciertas condiciones como, por ejemplo, que el niño cuente con el consentimiento de sus padres y con el aval de un sicólogo. La iniciativa ha suscitado un intenso debate.

Naiz.info|Bruselas|2014/02/13
Par7790352
Varios pediatras han mostrado su postura contraria a despenalizar la eutanasia en menores. (Dirk WAEM/AFP)

Si prospera esta reforma, que ya ha superado con amplia mayoría los votos en comisión parlamentaria y en el Senado, los menores de edad podrán acogerse a un derecho que ya asiste a los adultos belgas desde 2002.

La extensión a menores de edad, no obstante, estará sujeta a una serie de condiciones. El niño podrá solicitar la eutanasia si sufre «dolores físicos insoportables e inaplacables», está en fase terminal de su enfermedad y cuenta con el permiso de sus padres y de un equipo médico.

El proyecto de ley ha contado hasta la fecha con el apoyo de los socialistas y liberales valones y flamencos, de los verdes y del partido flamenco N-VA. En contra se han mantenido los democristianos valones y flamencos y el partido de extrema derecha Vlaams Belang.

La iniciativa cuenta por tanto con un amplio apoyo en el Parlamento belga, pero también ha recibido las críticas del primer Congreso Internacional de Cuidados Paliativos Pediátricos celebrado esta semana en India y que ha incluido en su declaración final un «llamamiento urgente al Gobierno belga para que reconsidere su decisión».

Los expertos reunidos en el congreso internacional han defendido que «todos los menores en estado terminal deben tener acceso a los medios adecuados para controlar el dolor y los síntomas, así como a cuidados paliativos de alta calidad».

«Creemos que la eutanasia no forma parte de la terapia paliativa pediátrica y no constituye una alternativa», dice la declaración recogida por los medios belgas.

También un grupo de casi 40 pediatras belgas han publicado una carta abierta para advertir de que consideran «precipitado» la tramitación de esta ley y señalar que no existe una demanda social ni médica para dar este paso. Una carta similar a la que se habrían sumado hasta 160 pediatras, según informan los medios locales, se ha remitido a los grupos políticos para pedirles que aplacen la votación hasta la próxima legislatura.