Israel aprueba la ley que permite expulsar a diputados de la Cámara

El Parlamento de Israel ha aprobado una ley que permite expulsar a diputados cuando, según una mayoría, estos incidan en «incitación, racismo o apoyo de la lucha armada contra Israel». La oposición entiende que se trata de un mecanismo «nacido del deseo de expulsar a diputados árabes».

NAIZ|JERUSALEN|2016/07/20 10:21|Iruzkin 1
Afp_7c854
Benjamin Netanyahu, en una reciente aparición. (Abir SULTAN / AFP)

El Parlamento israelí ha aprobado una ley que permite a los diputados expulsar a legisladores por cuestiones como «incitación» y cuyos críticos consideran dirigida contra los miembros árabes de la Cámara.

La nueva norma, que fue adoptada anoche por 62 votos a favor frente a 45 en contra, permite suspender a diputados durante toda la legislatura con la aprobación de una mayoría de 90 de los 120 miembros del Parlamento cuando estos incidan en «incitación, racismo o apoyo de la lucha armada contra Israel».

Requiere que 70 legisladores inicien el procedimiento de expulsión, de los cuales 10 deben pertenecer a la oposición.

Yousef Yabarin, diputado árabe de la Lista Unida, ha calificado la decisión de «tiranía de la mayoría» y denunciado su «potencial impacto destructivo en la libertad de expresión», así como el «peligro para la representación política de la comunidad árabe», que supone el 20% de la población israelí.

La ley «permitirá que diputados electos sean expulsados de sus tareas no porque hayan violado ninguna ley, sino porque su agenda política se considera inaceptable», ha denunciado.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, por su parte, se ha congratulado por su aprobación y haseñalado que «pone fin al absurdo: los que apoyen el terrorismo contra el Estado de Israel y sus ciudadanos no pueden estar en la Kneset. Como toda democracia en el mundo, la democracia israelí también tiene el derecho y el deber de defenderse».

Sin embargo, el Instituto de Democracia de Israel ha criticado que la ley «convierte al Parlamento, un organismo político, en investigador, juez y jurado» con un mecanismo «nacido del deseo de expulsar a diputados árabes» que «daña la división de poderes, la libertad de expresión y la relación del Estado de Israel con su minoría árabe» además de la imagen del país como sociedad libre y democrática.

El legislador árabe Ayman Odeh ha señalado que «Netanyahu no quiere que los árabes voten y sean una fuerza política legítima. Netanyahu quiere la política solo para judíos. Por eso incita descaradamente contra el público árabe y con sus representas electos». Su partido ha anunciado que recurrirá la ley ante el Supremo.