Aprobada la Ley de Conciertos Sociales, un nuevo modelo de relación con el tercer sector

El Parlamento de Nafarroa ha aprobado, con la abstención de UPN y PPN y el voto a favor del resto de grupos, el proyecto de Ley navarra de Conciertos Sociales en los ámbitos de la Salud y los Servicios Sociales, que supone, según el vicepresidente Miguel Laparra, un «nuevo modelo de relación» con el tercer sector.

Naiz|2017/11/09 11:09|0 iruzkin
Laparrapleno
El vicepresidente Laparra, en su defensa de la Ley de Conciertos Sociales en la Cámara. (PARLAMENTO DE NAFARROA)

La aprobación de esta norma conlleva la modificación de la Ley navarra de Administración Local para posibilitar su aplicación en las entidades locales. Esta modificación de carácter técnico también ha sido votada y aprobada con idéntico resultado en la votación.

El vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, ha defendido el proyecto de ley de conciertos sociales del que ha dicho que es «muy participado» y supone un «nuevo modelo de relación especial preferente» con el tercer sector.

En ese modelo, los servicios públicos están llamados a la colaboración, a compartir programas y servicios y a «encontrar, cuando sea necesario y posible, formulas de cofinanciación que supongan la sostenibilidad y viabilidad de los mismos».

A eso ha añadido que la ley representa un impulso y un desarrollo del sistema publico de prestaciones. En esa línea actuaciones que ahora son subvencionadas pasan a ser concertadas para superar así incertidumbres para las entidades y para los usuarios.

Esta ley delimita los casos en los que los conciertos sociales pueden suscribirse y define las características que han de cumplir las entidades para ser consideradas entidades sin ánimo de lucro y acogerse a los mismos, para evitar posibles desviaciones de la correcta utilización de esta fórmula.

Laparra, quien ha puesto en valor el mecenazgo social, ha asegurado que representa una apuesta por la calidad en el empleo y ha insistido en que la norma tiene un carácter subsidiario y complementario para los conciertos sociales, «no es una opción para privatizar servicios», es «una alternativa a la mercantilización».

Las cuatro formaciones que sustentan al Gobierno navarro y el PSN han presentado una enmienda in voce, que ha sido admitida, alusiva a la subsidiariedad, en la que plantean que en ningún caso cabrá transformar en gestión indirecta mediante concierto la gestión de un servicio que se esté prestando de forma directa con medios propios.

La importancia de esta ley ha sido subrayada por Isabel Aranburu, Geroa Bai, quien ha considerado que representa un «avance», si bien ha reconocido que la concertación de servicios que recoge no es el tipo preferente para su grupo.

Por EH Bildu, Asun Fernández de Garaialde ha apuntado que se ofrece un modelo «más estable y garantista», es una «buena ley» para garantizar las condiciones laborales y el servicio y evitar el lucro y la mercantilización, pero con «la ley solo no vale», queda trabajo por realizar, ha apuntado.

Mikel Buil, Podemos, ha considerado la norma un «paso previo» para avanzar hacia la «publificación estratégica», ya que la concertación no es el modelo que defiende su formación que apuesta por la gestión directa de los recursos.

La norma ha sido también apoyada por el PSN, si bien la parlamentaria Nuria Medina ha dicho que esperaba «más ambición» por parte del Gobierno y ha opinado que «se ha perdido una oportunidad para dar respuesta a muchos asuntos» que están sobre la mesa.

Marisa de Simón, I-E, ha considerado «fundamental» que la ley garantiza las prestaciones sociales a través de unos servicios concertados con organizaciones sin ánimo de lucro, por lo que «nunca va a ser un instrumento para privatizar servicios públicos».

En el turno en contra, Maribel García, UPN, ha anunciado su abstención porque comparten el objetivo de la ley, tras lo que ha dado la «bienvenida» al cuatripartito a las tesis defendidas por su grupo sobre los conciertos. Ha dicho que no pueden apoyarla porque es «muy mejorable» y UPN ha tratado de mejorarla con enmiendas que han sido rechazadas, lo que ha considerado «un menosprecio».

Igualmente se ha abstenido el PPN, ya que según Javier García comparte algunas cuestiones de la norma, pero otras no les gustan.

20 AÑOS DEL CIERRE DE ‘EGIN’
Ion T. BARRENA
Loading player...


El 15 de julio de 1998 el juez Baltasar Garzón ordenó el cierre de ‘Egin’, una operación que asumió como propia el entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, «¿alguien pensaba que no nos íbamos a atrever?», dijo desde Turquía.