Donald Trump y Kim Jong-un firman un «amplio acuerdo» al final de su histórico encuentro

El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, se han reunido durante más de tres horas en una cumbre histórica en la que han dado muestras de optimismo y han firmado un «amplio acuerdo» tras lograr «muchos avances». Trump ha asegurado que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte comenzará «muy rápido» y ha añadido que planea invitar a la Casa Blanca a Kim, con quien se reunirá «muchas veces». 

NAIZ|SINGAPUR|2018/06/12 06:16|7 iruzkin
Kim-trump
Apretón de manos entre Donald Trump y Kim Jong-un, al inicio de la cumbre. (Saul LOEB/AFP)

La esperada cita ha comenzado con un apretón de manos y una foto para la posteridad entre ambos mandatarios a la entrada del hotel Capella en la isla de Sentosa, y a continuación Trump y Kim han participado en una serie de reuniones en las que manifestaron su esperanza de que la cumbre sea un éxito.

«Me siento realmente bien. Vamos a tener una gran conversación y creo que un éxito tremendo», ha dicho Trump ya sentado a la izquierda de Kim al comienzo de su primera reunión de unos 48 minutos a solas entre ambos mandatarios.

«Creo que va a ser algo realmente exitoso y creo que tendremos una relación estupenda, no tengo dudas», ha agregado Trump, mientras que el líder norcoreano ha destacado que su país y Estados Unidos han superado «muchos obstáculos» para conseguir celebrar el encuentro.

«No ha sido fácil llegar hasta aquí. Las viejas malas prácticas y los prejuicios han tapado nuestros ojos y oídos y han obstaculizado nuestro camino, pero hemos logrado superar todo eso», ha comentado Kim en coreano.

Pese a que los dos mandatarios se han mostrado inicialmente con el rostro serio y no han sonreído hasta justo antes de entrar en la sala donde ha tenido lugar su primera reunión, también ha habido ocasión para que intercambiaran algunas bromas.

«Mucha gente en todo el mundo pensará que esto es algún tipo de fantasía de una película de ciencia ficción», ha dicho el líder norcoreano al mandatario estadounidense durante un breve paseo por los pasillos a la entrada del hotel, según las palabras de su traductor captadas por las cámaras presentes en el encuentro.

Kim podría haberse referido así al carácter histórico e inesperado del encuentro entre dos líderes que apenas hace un año intercambiaban insultos y amenazas durante una fase de máxima tensión entre Pyongyang y Washington.

Después del primer careo entre ambos que, según Trump, ha ido «muy, muy bien», participaron en una segunda reunión ya acompañados de sus delegaciones.

Kim ha comentado al inicio de las conversaciones que agradecía poder estar ahí para «hablar de temas importantes» y ha prometido que colaborará con Trump, quien ha asegurado: «Vamos a trabajar para resolver los problemas juntos».

En esta reunión de aproximadamente hora y media han participado también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que se ha reunido dos veces con Kim en Pyongyang; el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton.

A la derecha de Kim Jong-un se ha sentado Kim Yong-chol, considerado uno de sus más estrechos colaboradores y una de las figuras de más peso en cuanto a las relaciones exteriores del país.

En los flancos de la mesa se han situado Ri Yong-ho, actual canciller norcoreano, y Ri Su-yong, excanciller y otra figura considerada muy cercana al mariscal norcoreano.

«Creo que esto es el preludio para una maravillosa paz», ha afirmado Kim durante la reunión, quien ha añadido que la cumbre ha tenido lugar «pese a un pasado superado con valentía y que nos impidió avanzar, además de las miradas y de las dudas del exterior».

El líder norcoreano ha reafirmado su voluntad de alcanzar «un gran acuerdo juntos» y de «aprovechar esta oportunidad», algo que «no se ha podido lograr antes».

Tras la segunda reunión, ambos líderes y las delegaciones han celebrado un almuerzo de trabajo, al que también se han sumado otras figuras no presentes en el encuentro previo, entre las que destaca la hermana de Kim Jong-un y una de sus más estrechas colaboradoras, Kim Yo-jong.

Una vez terminado el almuerzo, el presidente estadounidense ha dicho que su reunión con el líder norcoreano ha ido «mejor de lo esperado»

«La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica. Ha habido muchos avances. (Ha sido) lo máximo», ha asegurado Trump. 

Declaración conjunta

Al término de la cumbre, ambos mandatarios han firmado un «amplio acuerdo», cuyo contenido se puede leer de forma íntegra también en NAIZ, en el que Corea del Norte se ha comprometido a desnuclearizarse mientras que EEUU ha ofrecido a Pyongyang «garantías de seguridad». 

El documento señala que los dos países se comprometen a cooperar para desarrollar nuevas relaciones y para «la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad».

«El presidente Trump se compromete a ofrecer garantías de seguridad a la DPRK (siglas en inglés de República Popular Democrática de Corea), y el presidente Kim Jong-un reafirmó su firme e inquebrantable compromiso para la desnuclearización de la península de Corea».

El acuerdo establece además que el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, se reunirá en «la fecha más temprana posible» con un alto funcionario norcoreano, que no identifica, para continuar con la negociación.

Ese diálogo se centrará en cuatro puntos, de los que el primero es un «compromiso a establecer nuevas relaciones entre Estados Unidos y la DPRK de acuerdo con el deseo de los pueblos de los dos países de que haya paz y prosperidad».

El segundo indica que las dos naciones, que ahora no tienen relaciones diplomáticas, «unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana».

En tercer lugar se «reafirma la declaración de Panmunjon», sellada por las dos Coreas el pasado 27 de abril y en la que Pyongyang se comprometió a la desnuclearización.

Por último, han acordado «recuperar los restos de los prisioneros de guerra o desaparecidos en combate» después de la guerra de Corea (1950-1953), «incluida la repatriación inmediata de los que ya han sido identificados».

Desnuclearización y ejercicios militares

Poco después de la firma, Trump ha asegurado que el proceso de desnuclearización comenzará «muy, muy pronto» y ha hecho hincapié en que el líder norcoreano es un «hombre con mucho talento que quiere mucho a su país».

En ese sentido, ha asegurado que el líder norcoreano le ha dicho que «ya está destruyendo sus principales centros de pruebas nucleares».

Además, ha anunciado que EEUU detendrá «sus juegos de guerra» en la península de Corea, aunque ha señalado que por el momento no tiene previsto reducir su amplio despliegue militar en territorio surcoreano.

La suspensión de las maniobras militares de la península supondrá «un tremendo ahorro» para Estados Unidos, según Trump, quien también ha calificado estos ejercicios como «provocativos». Sin embargo, las sanciones a Corea del Norte permanecerán en vigor por el momento. 

Trump también ha dicho que planea invitar a la Casa Blanca al líder norcoreano y que ambos se reunirán «muchas veces».

Preguntado por los periodistas sobre si invitaría a Kim a la Casa Blanca, Trump ha respondido: «Absolutamente, lo haré». 

Posteriormente, Trump ha mostrado su disposición a visitar Pyongyang «en el momento apropiado».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK