La ONU condena a Israel por el uso «excesivo e indiscriminado de la fuerza» contra los palestinos

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado una resolución de rechazo al uso «excesivo» de la fuerza contra los civiles palestinos por parte de Israel y ha pedido al secretario general del organismo, António Guterres, que recomiende un «mecanismo internacional de protección» para los territorios ocupados. 

NAIZ|NUEVA YORK|2018/06/14 10:51|3 iruzkin
Eeuu-israel
La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, charla con su homólogo israelí, Danny Danon. (Don EMMERT/AFP)

La Asamblea General de la ONU ha aprobado la resolución de condena a Israel con 120 votos a favor, ocho en contra y 45 abstenciones. El borrador fue presentado por Argelia, Turquía y Palestina después de que Estados Unidos vetara una resolución similar en el Consejo de Seguridad de la ONU este mismo mes.

«La Asamblea General condena el uso excesivo, desproporcionado e indiscriminado de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes contra civiles palestinos en los Territorios Ocupados, incluido Jerusalén Este y particularmente en la franja de Gaza, así como el uso de munición contra manifestantes, entre ellos menores, personal sanitario y periodistas, y expresa su profunda preocupación por la pérdida de vidas inocentes», recoge el documento.

La resolución solicita a Guterres que recomiende un «mecanismo para garantizar la seguridad, protección y bienestar de la población palestina bajo ocupación» en un plazo de 60 días, lo que incluye mecanismos a nivel internacional.

La represión israelí en la frontera entre Israel y el enclave palestino desde el pasado 30 de marzo se ha saldado con más de 120 palestinos muertos. Las autoridades palestinas han destacado que los civiles se encontraban desarmados y ha acusado a las fuerzas israelíes de hacer un uso excesivo de la fuerza.

«Necesitamos que se proteja a nuestra población civil», ha instado el embajador palestino ante Naciones Unidas, Riyad Mansur, que ha manifestado que la resolución busca «contribuir a la disminución de la violencia».

«No podemos permanecer en silencio ante estos crímenes violentos y las violaciones de los Derechos Humanos que se están cometiendo sistemáticamente contra nuestra gente», ha aseverado Mansur.

El embajador israelí, Danny Danon, ha señalado que al «apoyar esta resolución se está respaldando a una organización terrorista». «Al apoyar esta resolución se da más poder a Hamas», ha alertado.

Su homóloga estadounidense, Nikki Haley, ha indicado poco antes de la votación que «la naturaleza de esta resolución es claramente política» «Es totalmente parcial. No hace mención alguna a los terroristas de Hamas que impulsan la violencia en Gaza», ha dicho.

«No es de extrañar que nadie se tome a la ONU en serio como una fuerza para la paz en Oriente Medio», ha señalado.

Hamas

Como último recurso, la delegación estadounidense ha planteado antes de la votación una enmienda a la iniciativa árabe con el fin de incluir en el texto una denuncia a Hamas, a quien Estados Unidos culpa de la reciente violencia.

El párrafo condenaba a «Hamas por lanzar repetidamente cohetes hacia Israel y por incitar a la violencia a lo largo de la valla fronteriza (de Gaza), poniendo a los civiles en riesgo».

Pese a obtener un respaldo mayor del esperado, con más votos a favor que en contra, la enmienda no ha salido adelante al no alcanzar la mayoría de dos tercios necesaria.

Esa regla, sin embargo, no parecía clara para todos los países y ha dado pie a escenas de confusión en la Asamblea, con las delegaciones israelí y estadounidense sonriendo ante lo que creían que era una victoria.

Haley, de hecho, ha pedido revocar la opinión del presidente de la Cámara, que apoyándose en el reglamento ha dictaminado que la enmienda necesitaba dos tercios de los votos.

Finalmente la cuestión se ha sometido a otro voto, que por un estrecho margen ha dado la razón al presidente, Miroslav Lajcak.

La embajadora estadounidense ha destacado que los 62 votos a favor de su enmienda muestran que «las cosas están cambiando» en la Asamblea General, donde tradicionalmente las posturas más próximas a Israel se han encontrado con una apabullante mayoría en contra.

Numerosos países, entre ellos muchos europeos, han apoyado la enmienda de Estados Unidos, pero han mantenido su voto a favor de la resolución (caso de los Estados español y francés) o se han abstenido cuando ha sido derrotada (como Gran Bretaña y Alemania).

Además de Israel y Estados Unidos, los únicos que han dicho «no» al texto árabe han sido Australia, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Islas Salomón y Togo.

Agradecimiento

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha agradecido a la Administración Trump su apoyo a Israel en Naciones Unidas y a su embajadora, Nikki Haley, de quien ha dicho «haber expuesto la hipocresía de la ONU y su parcialidad contra Israel».

«El incansable foco que pone la ONU sobre Israel no solo avergüenza a la organización, sino que distrae de otros asuntos urgentes que exigen de la atención internacional», explica un comunicado de la oficina del primer ministro emitido esta madrugada.