La asamblea de Maravillas denuncia un «desalojo encubierto con irregularidades jurídicas»

La asamblea del gaztetxe Maravillas de Iruñea considera la entrada de la Policía Foral en el palacio del Marqués de Rozalejo como «un desalojo encubierto con un montón de irregularidades jurídicas».

Naiz|2019/01/08
Policia_desalojo
Efectivos de la Policía española mantienen cortados los accesos al gaztetxe Maravillas de Iruñea. (Martxelo DIAZ)

Así lo ha manifestado uno de sus portavoces, quien ha incidido en que si el objeto de la entrada de la Policía en el inmueble okupado era realizar una inspección técnica como se ha dicho, los agentes deberían haberlo abandonado una vez hechas las comprobaciones pero «en lugar de ello han tomado el barrio y están vaciando el gaztetxe».

La semana pasada, según ha recordado, les llegó la información de que el Gobierno de Nafarroa había pedido una orden judicial para acceder al gaztetxe con técnicos de Patrimonio para comprobar si se habían llevado a cabo reformas estructurales.

En ese momento, según ha remarcado, «se les dio permiso para entrar a hacer una inspección, para ver si se han hecho obras de carácter estructural después de que un vecino anónimo denunciara que se estaban haciendo obras en su interior».

Y ha sido hoy a las cinco de la mañana, «una hora muy extraña para hacer inspecciones técnicas», ha subrayado, cuando «han montado un operativo policial desproporcionado por parte de la Policía Foral y la Policía Nacional y han ocupado totalmente el barrio».

Han sido los vecinos del barrio quienes les han alertado de la presencia policial, puesto que en ese momento no había nadie en el interior.

Según ha indicado, en el mes de agosto cuando el gaztetxe fue desalojado, si bien horas después volvió a ser okupado, se realizó una inspección y un informe técnico y «desde entonces no ha habido ninguna obra, ni mucho menos de carácter estructural», ha asegurado.

Por eso, ha señalado que «en el momento de corroborar esto deberían haber salido del gaztetxe y desaparecer del barrio», pero «en lugar de ello han tomado el barrio y están vaciando el gaztetxe».

Al respecto, han comentado, que por lo que les están contando los vecinos, la Policía ha retirado pancartas y ha sacado material del interior del inmueble, «algo que no deberían hacer puesto que el permiso que tienen es para comprobar si se han realizado obras».

Es por esto por lo que concluyen que «lejos de ser una inspección, está siendo un desalojo encubierto con un montón de irregularidades jurídicas».

La actuación policial ha dado lugar a protestas en las calles próximas y a cargas policiales, en las, que según denuncian, se han producido heridos, sin que por el momento tengan constancia de detenciones, pero sí de identificaciones.

Esta tarde en una asamblea informarán sobre lo sucedido y a continuación realizaran una kalejira.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK