Las fuerzas políticas catalanas, a las puertas del Tribunal Supremo: «Decidir no es delito»

Las fuerzas políticas catalanas, entre las que se encontraban el president Quim Torra, el presidente del Parlament Roger Torrent, el diputado de ERC Joan Tardá o el diputado de la CUP Vidal Aragonés, se han concentrado a las puertas del Tribunal Supremo tras una pancarta que defendía que «decidir no es delito».

naiz|Madrid|2019/02/12 10:08
Catalanes
Las fuerzas políticas catalanas se han concentrado frente al Supremo al inicio del juicio por el 1-O. (J. DANAE / FOKU)

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha sostenido que el juicio por el referéndum del 1-O que comienza este martes en Madrid será «la prueba del algodón de la democracia española». Torrent ha asegurado que el juicio «no tienen ningún sentido desde el punto de vista penal», ya que es un tema que debería abordarse desde la política y no la justicia, y ha pedido la absolución para todos los encausados.

Preguntado por si cree que será un juicio justo, ha dicho que hasta ahora se ha visto «una vulneración sistemática de sus derechos fundamentales», lo que no le hace pensar que vaya a contar con todas las garantías. Ha apuntado que se sientan en el banquillo los independentistas, pero después pueden ser «los feministas, los ecologistas, los sindicalistas».

Además, ha señalado que lo único que hicieron quienes se sentarán en el banquillo es poner las urnas, lo que «no es delito en democracia ni en el código penal» y responde a lo que quiere la mayoría de catalanes, ha destacado.

A su lado ha estado el president Quim Torra, que ha accedido al interior del Tribunal Supremo sin hacer declaraciones.

Por su parte, el diputado de la CUP Vidal Aragonés, ha subrayado que «esto de juicio no tiene nada, es simplemente la expresión jurídica de la represión». Ante ello, ha afirmado que «la victoria no la conseguiremos en lso juzgados, la victoria la conseguiremos en las calles y lucharemos para que la sentencia sea el ejercicio del derecho a la autodeterminación».

Asimismo, la presidenta de la ANC Elisenda Paluzie ha afirmado que los acusados «no defenderán tan solo sus derechos, sino que harán uan defensa de los derechos de todos». Paluzie ha apuntado que el juicio se utilizará como «una herramienta de denuncia» para reforzar la causa de la independencia y la autodeterminación. Ante ello, han convocado movilziaciones en 33 ciudades del mundo, entre las que se encuentran las cuatro capitales de Hego Euskal Herria.

Puigdemont: «Un test para todo el sistema judicial español»

El expresident de Catalunya, Carles Puigdemont, ha asegurado en una rueda de prensa desde Berlín que el Estado tiene la oportunidad de «rectificar» en el actual juicio del procés y que el único fallo «justo» es la «absolución».

A su juicio, este proceso judicial es «un test para todo el sistema judicial español», una «prueba de resistencia» para el Estado de derecho, porque es un juicio instruido contra personas «inocentes, honorables y elegidas democráticamente», que tan sólo han cumplido con las decisiones del parlamento catalán.