La junta militar sugiere nombrar una figura «independiente» como primer ministro

El nuevo poder militar en Sudán ha pedido a los partidos políticos que se pongan de acuerdo sobre una figura «independiente» para convertirse en primer ministro y sobre el «Gobierno civil» que exigen los manifestantes, que mantienen la presión en las calles.

NAIZ|2019/04/14 21:50
Sudan
Los manifestantes mantienen la protesta frente al cuartel general del Ejército, en Jartum. (Mohammed HEMMEAIDA / AFP)

La junta militar que dirige Sudán desde el derrocamiento el jueves de Omar al-Bashir ha convocado hoy a los líderes de todas las fuerzas políticas del país a una reunión en la que les ha pedido que presenten sus propuestas y condiciones para la transición y que busquen un candidato de consenso para ocupar el cargo de primer ministro.

«Queremos que se pongan de acuerdo sobre una figura independiente para ser primer ministro y sobre un Gobierno civil», ha señalado a varios partidos el teniente general Yaser al-Ata, durante la reunión en Jartum.

Los manifestantes que con sus protestas iniciadas hace cuatro meses propiciaron la caída de Al-Bashir continúan en las calles de la capital exigiendo la entrega del poder a un Gobierno civil y, acampados ante el cuartel general del Ejército, mantienen la presión sobre las Fuerzas Armadas y las autoridades, que piden a la comunidad internacional a apoyar a la junta militar en el poder para lograr la «transición democrática».

Este llamamiento del Ministerio de Exteriores se produce al día siguente de que el nuevo hombre fuerte del país, el general Abdelfatah al-Burhan se comprometiera a «eliminar de raíz» el régimen de Omar al-Bashir.

El sábado por la noche, una delegación de diez líderes de las protestas presentaron sus peticiones al nuevo poder militar, que entre sus diez miembros tiene a varios pilares del régimen de Al-Bashir, incluido el jefe de la Policía, y reclamaron la formación de un Gobierno completamente civil para dirigir el país, informó la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), punta de lanza del movimiento.

El mismo sábado por la noche, el general Al-Burhan nombró dentro de la junta al adjunto del jefe de Inteligencia, así como a Mohamad Hamdan Daglo, jefe de las operaciones paramilitares de la Fuerza de Apoyo Rápido, llamado «Himeidti» y acusado de violaciones de los derechos humanos en Darfur.

Arresto domiciliario en Jartum

La directora adjunta de Amnistía Internacional para el este de África, Sarah Jackson, pidió el sábado a las autoridades desvelar el lugar donde se encuentra el derrocado Al-Bashir, de 75 años, y entregarlo a la Corte Penal Internacional (CPI), que emitió una orden de detención contra él por crímenes de guerra y genocidio.

La junta militar afirmó que rechazaría entregar a Al-Bashir o a cualquier otro ciudadanos sudanés, y hoy ha asegurado que el expresidente no ha salido del país, como especulan algunas fuentes, y continúa bajo arresto domiciliario en su casa de Jartum.