Pompeo intenta mantener la presión sobre Maduro con su gira por Sudamérica

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, continúa su gira por Sudamérica con el objetivo de mantener la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. Tras hacer escala en Santiago de Chile, Asunción y Lima, hoy tiene previsto visitar Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana.

NAIZ|2019/04/14 18:35
Pompeo
Mike Pompeo, a su llegada a Lima. (Ernesto BENAVIDES / AFP)

Mike Pompeo tiene previsto viajar hoy a Cúcuta, la ciudad colombiana fronteriza con Venezuela donde se almacena la supuesta ayuda humanitaria enviada por EEUU, a través de la más que sospechosa Usaid (Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional), para paliar la crisis en el país caribeño. EL 23 de febrero, los opositores liderados por Juan Guaidó intentaron, en vano, eludir al bloqueo gubernamental e ingresar esa ayuda, que Caracas rechaza, en venezuela.

Es la última escala y punto culminante de la gira que ha realizado por Sudamérica para apuntalar con sus aliados su estrategia de presión y aislamiento del Gobierno del legítimo presidente venezolano, Nicolás Maduro. Antes ha visitado Chile, Paraguay y Perú, donde se ha reunido con sus presidentes y cancilleres, de quienes ha obtenido su compromiso para «restaurar la estabilidad y la democracia del caos causado por Maduro».

«Ellos (...) prometieron continuar trabajando juntos para abordar la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela, (y) sus efectos en los países vecinos de Venezuela, así como la necesidad de que los actores externos, incluidos Cuba, Rusia y China, dejen de apoyar a Nicolás Maduro», señaló el sábado su portavoz, Morgan Ortagus.

En Lima, Pompeo elogió a sus autoridades por acoger a tantos venezolanos, pero se enfadó cuando un periodista le preguntó si esa actitud no contrasta con la decisión de su presidente, Donald Trump, de construir un muro para impedir la llegada de migrantes centroamericanos que buscan una vida mejor en su país.

«Nuestro objetivo es permitir que la gente permanezca en sus países de origen. Nosotros queremos crear las condiciones en esos países para que ellos puedan permanecer en su propios países y no tengan la necesidad de emigrar a otro lugar», respondió.

10.000 millones de dólares

Coincidiendo con la gira sudamericana de Pompeo, EEUU ha revelado que está trabajando con otros países para crear un fondo de 10.000 millones de dólares, con el fin de ayudar a un futuro nuevo Gobierno en Venezuela a reconstruir su capacidad de comerciar con el mundo.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, no precisó qué otros países planean contribuir a esa medida, pero esta semana EEUU participó en una reunión sobre cómo apoyar la recuperación económica en Venezuela junto a ministros de finanzas de Argentina, Brasil, Francia, Alemania, Japón, el Reino Unido y otros.

Mnuchin también ha señalado que ha comenzado conversaciones con el FMI y el BM sobre la posibilidad de que proporcionen apoyo financiero a Venezuela.

Sin embargo, las reglas del FMI impiden ofrecer esa asistencia al autoproclamado «presidente encargado», Juan Guaidó, mientras no haya consenso entre sus miembros sobre su reconocimiento, y el organismo cerró el sábado su reunión de primavera sin haberlo alcanzado.

Fracaso de la «guerra relámpago» de EEUU

Durante su estancia en Asunción, Pompeo volvió a acusar a Rusia de «intervenir» en Venezuela y reiteró que Washington mantiene sobre la mesa la opción militar, a lo que Moscú respondió destacando el «fracaso» de EEUU en su «guerra relámpago» para derrocar a Nicolás Maduro, aunque advirtió de que la Casa Blanca mantiene sus intenciones sobre la nación caribeña.

«La guerra relámpago para derrocar el régimen ha fracasado, pero los estadounidenses no renuncian al plan de derrocar al presidente legítimo», aseguró el sábado el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov que calificó de «inaceptable» la conducta de la Administración Trump. EEUU «abiertamente interfiere en los asuntos de otros estados», denunció.

Para Lavrov, el Gobierno estadounidense «ha desempolvado la notoria doctrina Monroe», al tiempo que alertó de que EEUU amenaza «con que los siguientes en la cola serán Cuba y Nicaragua, como si no entendieran que de esta manera se posicionan en contra de la paz latinoamericana, y no solo de Amércia Latina».