El adiós de Marcelinho Huertas acapara la actualidad del Baskonia

Agradecido y emocionado, Marcelinho Huertas bastante trabajo ha tenido para contener las lágrimas en su despedida. Flanqueado por Félix Fernández y buena parte de la primera plantilla, el paulista ha dicho «hasta luego», ya que «las puertas del club siguen abiertas». La actualidad del club, hoy, solo es este adiós.

Arnaitz Gorriti|2019/06/12 12:05
Huertas
Huertas, emocionado en su despedida. (Endika PORTILLO/FOKU)

Ya que las ruedas de prensa justo después de que acaben las temporadas son muy poco frecuentes en el seno de Saski Baskonia, la despedida de Marclinho Huertas ha derivado en lo más parecido a una comparecencia oficial del club, demostrando que también tiene su corazoncito, con el manager general Félix Fernández acompañando al ya exjugador del Baskonia en su última rueda de prensa, con presencia entre los espectadores del capitán Tornike Shengelia, Luca Vildoza, Patricio Garino, o del también brasileño Daniel Bordignon, ala-pívot del filial baskonista.

En todo caso, Félix Fernández no ha querido hacer más declaraciones aparte de las laudatorias a Marcelinho Huertas. Se conoce que el futuro de Saski Baskonia sigue a buen recaudo bajo siete llaves.

Con cinco minutos de retraso y bajo una nuble de flashes ha comparecido sonriente un esperado Marcelinho Huertas, acompañado por responsables de prensa del club y el ya antes citado Félix Fernández. Un vídeo bajo slogan ‘Mila Esker Marcelinho!’ ha dado entrada a la rueda de prensa, con palabras de agradecimiento del manager general.

«Ahí están sus números y su trayectoria, pero además hablamos de una grandísima persona. Aparte de la huella que deja en la familia baskonista, quisiera ensalzar la figura de la persona. Hablamos de un muy buen tío, de un gran compañero, que lo ha dado y lo da todo dentro y fuera del campo. Es uno de los nuestros y siempre será uno de los nuestros. Esta siempre será su casa, baskonista de pro, porque siempre ha representado los valores que busca en los jugadores. Ejemplo para los compañeros, staff, entrenadores y los aficionados». Por ello, ha añadido que «esto no es una despedida, sino un hasta luego. Baskonia siempre será tu casa y siempre tendrás las puertas abiertas. Todo lo que se diga los próximos días, te lo has ganado en el campo y en el vestuario. Hablamos de un jugador que deja huella», ha terminado su elogio.

Como improvisado interlocutor, Tornike Shengelia tampoco se ha privado de intervenir. «Ojalá te veamos pronto en las canchas, pero sobre todo, ha sido un privilegio compartir vestuario contigo. Estoy muy orgulloso de haberte conocido», ha declarado el goergiano.

Algo abrumado, ha llegado entonces el turno del paulista. «Es un momento... bueno y malo a la vez. Dejaré este club como jugador, que es uno de los mejores sitios para jugar que existe. Agradecer al club por todas las oportunidades que me han dado, desde que apostasties por mí en 2009, cuando llegué de un año desastroso en Italia. Conseguimos ganar aquel año un título por el que nadie apostaba. Aquello fue el inicio de mi carrera al máximo nivel. Poco a poco he ido aprendiendo lo que era el espíritu competitivo en Europa y a adaptarme de la mejor manera. Estar en este club me ha ayudado en eso, porque siempre aprieta; muchas veces sentimos demasiada presión pero se nota en el campo por los resultados que se ven en el campo. Después de dos años en la NBA, me habéis dado la oportunidad de volver y triunfar. Este año no ha sido como esperábamos, el año pasado terminamos con mejores sensaciones, pero el equipo lo ha dado todo; quizá nos ha faltado algo de frescura. Mi mensaje es dar las gracias al público, al club», ha añadido, aguantándose las lágrimas.

«Esos miles y miles de mensajes (llanto) es lo que me llevo de aquí. Gracias a los trabajadores del club, al staff, son nuestra familia. Muchas gracias a mi mujer, porque me aguanta todos los días, sobre todo cuando llego a casa de mal humor. Y muchas gracias al club que tiene un futuro brillante, con gente muy joven que luchará por los títulos», ha dicho, para terminar dándole al capitán Shengelia una bufanda cedida por un aficionado de Indar Baskonia al propio Huertas, «para que la luzca la próxima vez que ganemos un título».

¿Qué es Baskonia? «Es tener mentalidad ganadora»

«¿Qué es Baskonia?», le han preguntado. «Cuando vistes esta camiseta sabes que te van a presionar porque el club quiere resultados. Los jugadores tienen que venir con mentalidad ganadora, pero no solo en el campo, sino también en cada entrenamiento. Esos son los jugadores que hacen carrera aquí».

«Si no eres capaz de frenar las dinámicas, con tantos partidos que se juegan a lo largo del año, es una espiral difícil de frenar y en la que la cabeza tiene que ser más fuerte. Eso es lo peor. Pero el privilegio de estar en un club como este es que estás en un club grande con muchos más momentos buenos. El jugador tiene que ser feliz todos los días, pero si no tiene esa actitud es difícil rendir bien», ha añadido.

«¿Qué va a hacer Huertas?» «Voy a seguir jugando», ha dicho, pero sin aclarar los rumores sobre su posible marcha a Tenerife. «He estado hablando con mis agentes, con Félix para decidir terminar mi estancia aquí y resolver mi vida personal. He pedido algo de aire a mi representante, y ya hablaremos. Pero tengo una mentalidad competidora y no pienso en otra cosa. Tengo que seguir luchando por lo máximo que pueda. Valoraré cuando tengamos todas las opciones encima de la mesa», ha explicado, dando mucha importancia a su familia, sobre todo con sus hijos recién nacidos. Eso sí, ha comentado que «espero ya saber dónde voy a estar hacia finales del mes».

En cambio, sobre lo que se lleva del club «todos los momentos, las inolvidables experiencias que nos llevamos. Y no puedo decir nada más con el aprecio y el respeto y cariño que me tiene la gente, y más si me comparan –la pregunta de rigor– con los Prigioni, Calderón, Bennet...»

¿Entrenador en el futuro?

A la pregunta de si se plantea ser entrenador en Gasteiz en el futuro, ha preferido cortar por lo sano. «Yo quiero jugar». Ha afirmado que «me motiva ser entrenador cuando lo deje y creo que puedo tener cierto éxito. Sé que las puertas del Baskonia estarán abiertas para mí, pero es demasiado pronto todavía. Ya veremos si, en caso de que volviéramos, sea para ser entrenador o para qué».

Sobre la opción de seguir en Gasteiz, ha admitido que «hubo la posibilidad, pero todo tiene su momento. Un año más quizá hubiera sido bueno, o no. Hemos decidido Félix y yo que salir ahora era lo mejor para el club y para el jugador», ha explicado, «así, con tranquilidad, sin opción de que haya posteriores malos rollos, dejando las puertas abiertas al futuro... para todo».

Adiós a Sergio Valdeolmillos

Porque no todas las despedidas son iguales, a la misma hora en que Marcelinho Huertas ha dicho adiós a su segunda etapa en el Baskonia, desde el seno de Gipuzkoa Basket han emitido una escueta nota anunciando que Sergio Valdeolmillos no continuará al frente del banquillo donostiarra. «El club quiere agradecer a Sergio su labor, esfuerzo y dedicación durante la temporada que acaba de finalizar y le desea lo mejor en su futuro tanto personal como profesional», dice la nota.