Taxistas y Gobierno navarro estudian instalar cámaras para prevenir agresiones

Los taxistas de Iruñerria y el Gobierno navarro están estudiando la posibilidad de instalar cámaras de vigilancia en los vehículos como medida de seguridad, tras las agresiones a dos conductores registradas en la noche de Reyes.

NAIZ|2020/01/14
Taxi
Un taxi de Iruñerria. (Iñigo URIZ/FOKU)

Los taxistas y el Gobierno de Nafarroa estudian la posibilidad de implantar distintas medidas para prevenir agresiones y problemas de civismo en los taxis como la instalación de cámaras en su interior, mamparas protectoras, un sistema de pago telemático o una conexión directa con el 112, entre otras medidas.

Estas son algunas de las cuestiones que han abordado en la reunión mantenida entre la directora general de Transportes, Berta Miranda y representantes de la Asociación Teletaxi San Fermín para abordar asuntos relativos a la seguridad en la prestación del servicio a raíz de la agresión a dos taxistas en Iruñea la noche de Reyes.
En el encuentro han participado también responsables del Gobierno de Nafarroa, Delegación del Gobierno español, Ayuntamiento de Iruñea y Mancomunidad de lruñerria. En declaraciones a los medios tras la reunión, Miranda ha señalado que, entre las medidas planteadas, que ahora tendrán que estudiar, se encuentra la posibilidad de instalar cámaras en el interior de los vehículos que registren los posibles incidentes que se produjesen.

El presidente de Teletaxi San Fermín, Kiko Asín, ha señalado que entre los profesionales este sistema está bien valorado al considerarlo eficaz como medida disuasoria, si bien no se ha mostrado tan partidario de las mamparas debido a que «el 99 % de los usuarios son buena gente» y su instalación podría causar «sensación de claustrofobia».

Para prevenir robos también valorarán la posibilidad de desarrollar alguna aplicación como el fomento del pago con tarjeta o a través de la aplicación Pidetaxi para que así los taxistas dispongan de menos dinero en los vehículos.

Este cambio, ha explicado Asín, supondría una modificación de la normativa y, aunque ha valorado la medida positivamente, también ha reconocido que cuenta con algunos factores negativos como que «se fomentaría más el servicio de llamada que el de las paradas».

Asín ha indicado que la práctica totalidad de los incidentes están relacionados con problemas de civismo, que forman parte de su día a día. En el último año han podido ser cuatro las agresiones graves que han sufrido.

Campañas de sensibilización

Según Miranda, para prevenir todos estos incidentes implementarán campañas de sensibilización «apostando por un transporte público y sostenible» no solo con el sector del taxi, sino también con el autobús urbano «cuyos conductores sufren también estos incidentes».

Principalmente, ha subrayado Asín, estos problemas se producen «los fines de semana en zonas de ocio» por la influencia del alcohol y drogas, así como en las fiestas de los pueblos en el caso de los taxis rurales.

Estos problemas, ha comentado, se están incrementando desde el último año, algo que él achaca a la mejora de la economía familiar debido a que antes, por la crisis, «la gente salía mucho menos y el que salía bebía menos», pero ahora «la gente tiene más dinero, bebe más y se envalentona más».