Piden al Parlamento navarro elevar a 18 años la edad para asistir a corridas de toros

Representantes de asociaciones defensoras de los derechos del menor y antitaurinas han pedido al Parlamento de Nafarroa que modifique la legislación navarra para elevar a 18 años la edad mínima para poder asistir a corridas de toros y escuelas taurinas.

Naiz|2020/01/22
Peta
Imagen de una protesta antitaurina en la plaza Consistorial de Iruñea. (Ibai AZPARREN)

Convocados para dar su opinión sobre la asistencia de menores a eventos taurinos, Jesús Soria, de Iruña Antitaurina, ha indicado que Nafarroa tiene competencia en la atención y protección de la infancia, para lo que, ha recordado, «debe primar su interés superior sobre cualquier otro legítimo que pueda concurrir».

Nafarroa, ha añadido, es también competente en materia de espectáculos públicos en los que no se permite la entrada de menores de 16 años si revisten riego para la integridad física de los participantes salvo como espectadores y por eso ha apelado a la intervención legislativa del Parlamento.

Por su parte la abogada Ana Mulá, de Infancia sin Violencia, ha señalado que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha incorporado un pronunciamiento sobre la vulneración de los derechos de menores de 18 años cuando participan y asisten a espectáculos taurinos, y recomienda que «se prohíba su participación como toreros y como público».

«Un tratado de obligado cumplimiento», ha subrayado la experta, y añadido que el Estado español «debe rendir cuentas» con un informe periódico ante el Comité, cuya interpretación «tiene un carácter vinculante».

Mulá ha cuestionado además que en el Estado las corridas de toros sean patrimonio cultural aun cuando «tienen efectos dañinos para la salud de la infancia y la adolescencia como siempre ha reconocido» este Comité y cuando la UNESCO dice que solo puede ser patrimonio cultural «si es compatible» con los derechos humanos.

Y en ese sentido ha puntualizado que ésta es «una actividad violenta que vulnera los derechos del menor», una actividad con una violencia «real y orquestada» que supone «un riesgo para el bienestar psicológico y emocional» de los niños que «puede derivar en trastornos de conducta».

«La identidad cultural no puede excusar ni justificar que las autoridades perpetúen tradiciones que niegan a los niños los derechos que les garantiza la Convención de la ONU, porque el interés superior del niño prevalece sobre el interés de participar libremente en una actividad cultural», ha agregado Mulá.

Asimismo ha aseverado que «la asistencia de menores contradice y vulnera la Constitución española y la ley foral de protección de la infancia y la adolescencia porque todos los poderes públicos están obligados a velar por la Convención de los Derechos del Niños, superior a otros como la producción artística».

Mulá ha destacado, por otra parte, «el deber del niño de respetar a los animales», el agravamiento legal de la pena cuando un menor presencia el maltrato animal, por lo que ha criticado que en Rada haya una escuela taurina que «inculca valores contrarios» al respeto a la vida, y el hecho de que la ley que regula la tauromaquia no impida limitaciones al acceso de menores a las corridas de toros, por lo que cualquier decisión del Parlamento de Nafarroa en esa dirección «no sería inconstitucional».

«No hay evidencias científicas» que avalen los daños de la tauromaquia en los menores, ha replicado José Suárez, de Navarra Suma, quien se ha mostrado partidario de «respetar la tradición» y «dejar libertad para que cada uno actúe según su sensibilidad» y los padres. en función de «los valores con los que los padres quieren educar a sus hijos».

Por el PSN, Ramón Alzórriz, ha reconocido que en el seno de su partido hay un debate interno sobre este asunto, aunque sí ha abogado por denunciar las vulneraciones legales si las hubiera, negado que exista «ninguna recomendación de la ONU» sobre espectáculos taurinos, y subrayado que no hay informes técnicos ni científicos que digan que no se debe asistir a los toros con menos de 18 años.

Jabi Arakama, de Geroa Bai, ha calificado de «interesantes y constructivas las reflexiones» planteadas, como la «erradicación de la violencia de las fiestas», con lo que «no podríamos estar más de acuerdo», entre otros motivos porque «la violencia a ciertas edades puede afectar al desarrollo de la personas», más allá del interés superior del menor por encima de otros y en cuya defensa ha considerado que el Parlamento debería ser capaz de un acuerdo.

«Es una obviedad que las corridas de toros tienen cierto carácter violento» y, por lo tanto, para EH Bildu la propuesta presentada «nos parece sensata», ha dicho la portavoz abertzale, mientras que Ainhoa Aznárez, de Podemos, ha remarcado la violencia de los espectáculos taurinos y defendido el cumplimiento de los tratados internacionales que se firman, como el de los Derechos de la Infancia.