Condenado a 8 meses de prisión el detenido en Altsasu

La persona detenida este viernes en Altsasu ha comparecido sido condenado, tras aceptar las penas solicitadas por la Fiscalía. a ocho meses de prisión por un delito de «atentado a agente de la autoridad» y con una multa de 100 euros por un «delito leve de lesiones». Deberá indemnizar al guardia civil con 400 euros. 

NAIZ|IRUÑEA|2020/02/08
Altsasu
Un guardia civil, junto a la estación de Altsasu. (Iñigo URIZ | FOKU)

En un comunicado, el Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa ha informado de que la persona detenida ayer en Altsasu acusada de «agredir» a un guardia civil «ha reconocido en el Juzgado de Guardia [de Iruñea] los hechos y se ha conformado con las penas solicitadas por el fiscal». 

Por tanto, ha sido condenado a 8 meses de prisión por un «delito de atentado a agente de la autoridad» y a una multa de 100 euros por un «delito leve de lesiones». Deberá asimismo indemnizar con 400 euros al agente. 

Pena de prisión suspendida

En la sentencia, que es firme, la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Iruñea ha acordado la suspensión de la pena de prisión durante dos años condicionada a que esta persona no cometa delitos en el plazo fijado, «cumpla con la responsabilidad civil impuesta y se someta a un programa formativo en materia de igualdad de trato y no discriminación». 

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del jueves, cuando la Guardia Civil intervenía para retirar unos contenedores en la calle García Ximénez de la localidad sakandarra, que celebraba Santa Ageda.

Cuatro personas fueron identificadas y una cuarta, la que hoy ha comparecido ante el juzgado, fue arrestada ayer por, según distintas informaciones, de propinar un pequeño golpe a uno de los agentes.

Nada más tener conocimiento de estos hechos, medios estatales no perdieron la oportunidad de hablar de «linchamiento» a la Guardia Civil, haciendo referencia a «jóvenes de la izquierda abertzale». PP, Ciudadanos, Vox o Covite corrieron también a condenar los hechos.

El vicepresidente del Gobierno navarro, Javier Remírez, confirmó un pequeño incidente, pero hizo un llamamiento a la «precaución».