Marlaska evita hablar de torturas y se ciñe a un proyecto de ley para retirar condecoraciones

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior del Gobierno español, a preguntas de EH Bildu, ha señalado que tienen entre manos un proyecto de ley donde se procederá a «regular la retirada de condecoraciones» de aquellas personas con «una conducta contraria a los valores constitucionales». El exjuez de la Audiencia Nacional ha evitado, en todo momento, utilizar la palabra «tortura».

Aitor AGIRREZABAL|Madrid|2020/02/12
Loading player...

El ministro español de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha respondido en la sesión de control del pleno del Congreso español a las preguntas del diputado de EH Bildu Jon Iñarritu sobre las medallas y condecoraciones recibidas por agentes involucrados en casos de tortura, pero se ha limitado a hacer referencia al proyecto de ley que el Ejecutivo español tiene entre manos.

Iñarritu ha cuestionado a Grande-Marlaska sobre «qué previsiones tiene el Gobierno para retirar las condecoraciones a los agentes policiales implicados en conculcaciones de Derechos Humanos, como las del torturador franquista Billy el Niño».  Sin embargo, Marlaska, señalado en reiteradas ocasiones por su inacción ante los casos de tortura, se ha limitado a hacer referencia al acuerdo de la Mesa del Congreso y al alcanzado por el PSOE y Unidas Podemos para formar Gobierno, en el que se hace referencia a un proyecto de ley donde se procederá a «regular la retirada de condecoraciones» de aquellas personas con «una conducta contraria a los valores constitucionales». El ministro del Interior ha evitado en todo momento referirse a casos de «tortura».

En esa línea, ha subrayado que «esas condecoraciones fueron realizadas en virtud de leyes preconstitucionales» y ha reiterado que han presentado un proyecto de ley que «prevé la revocación en ese sentido». Asimismo, Marlaska ha aprovechado la oportunidad para pedir el apoyo de EH Bildu para «aprobar y enriquecer» dicha ley.

Iñárritu no ha visto «problema» en apoyar una ley que retire la condecoración o beneficio a cualquier torturador. Sin embargo, ha pedido hacerla «más extensible», teniendo en cuenta que en Euskal Herria «la inmensa mayoría de agentes condenados por tortura o guerra sucia fueron indultados, ascendidos y condecorados». Entre esos casos ha recordado el del coronel de la Guardia Civil Sánchez Corbí, condecorado durante la pasada legislatura.

Del mismo modo ha recordado que estas condecoraciones no se limitan a épocas lejanas y ha recordado las medallas a 322 agentes por su actuación en octubre en Catalunya, donde cuatro ciudadanos perdieron un ojo y otro un testículo. «Permíteme que vuelva a felicitarles por su trabajo», ha respondido el ministro del Interior.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK