Atenas acusa a los migrantes de incendiar el campo de Moria para «chantajear» al Gobierno

El Gobierno de Grecia ha acusado directamente este lunes a los migrantes que vivían en Moria de incendiar el campamento, ubicado en la isla de Lesbos, para «chantajear» a las autoridades para forzar su traslado a territorio continental. A la vez, el ministro de Migración heleno ha afirmado que «solo» podrán pedir asilo como refugiados las personas que accedan al nuevo campo de Kará Tepé, que sustituye al de Moria.

NAIZ|2020/09/14
Moria1
Familias pasan la noche al raso en Lesbos. (Angelos TZORTZINIS/AFP)

«Es obvio (...) que lo que pasó en Moria es responsabilidad de los que ahora no tienen hogar. El campamento fue incendiado por refugiados y migrantes que querían chantajear al Gobierno para que les sacara inmediatamente de la isla», ha acusado el portavoz del Ejecutivo griego, Stelios Petsas.

Petsas, que no ha dado más detalles ante una investigación que aún no ha concluido, ha resaltado además que las autoridades han dado prioridad a «migrantes no acompañados"» para el traslado de los damnificados al campamento temporal.

Horas antes, el Ejecutivo había instado a todos los migrantes y refugiados que se quedaron sin techo por la destrucción del campo a moverse hasta la nueva instalación temporal que se ha habilitado en estos últimos días, avisando de que, de lo contrario, no tendrán una mínima posibilidad de obtener asilo en Grecia.

Atenas utiliza la solicitud de asilo como presión

El ministro de Migración griego, Notis Mitarakis, ha advertido de que «solo» los refugiados que se instalen en el nuevo campo en la isla de Lesbos, que sustituye temporalmente al de Moria, destruido el pasado miércoles en un incendio, tendrán derecho a que se les procese su solicitud de asilo.

Mitarakis ha realizado este aviso tras comprobar que muchas de las personas que vivían hacinadas en Moria reclaman su salida de Lesbos. Sin embargo, el ministro ha apuntado que solo podrán abandonar la isla quienes tengan el «perfil» de refugiado.

Según Mitarakis, hasta el momento se han instalado unas 5.000 camas en las carpas facilitadas por Acnur. Un número de camas no sirve para atender a las más de 12.000 personas que vivían en Moria, un campo que fue diseñado para albergar a 2.500.

El ministro ha indicado que el nuevo campo de Kará Tepé, situado a tan solo dos kilómetros de la capital de Lesbos, Mitilene, tiene carácter temporal, pues el plan sigue siendo erigir uno definitivo, «independientemente de las reacciones de la comunidad local».

Mitarakis ha incidido en las acusaciones del portavoz gubernamental y también ha criticado a los migrantes que estarían bloqueando la llegada de otras personas a este nuevo campamento y ha subrayado que las autoridades no se dejarán «chantajear» y que saben «exactamente» quién está detrás, asegurando que se trata del mismo grupo que provocó los incendios que destruyeron el campo de Moria.

Siguen las protestas

Entretanto, este lunes se han repetido las protestas de migrantes que reclaman poder abandonar la isla de Lesbos. Para muchos de ellos, la meta consiste en llegar a Alemania, cuya canciller, Angela Merkel, ha prometido decidir antes del miércoles si el Gobierno acepta la reubicación de más refugiados.

El primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, anunció el domingo que tiene previsto solicitar a la Unión Europea apoyo para erigir conjuntamente el campo permanente que, según los planes de Atenas, será una instalación cerrada y cuya entrada y salida estará controlada.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK