La OPEP prevé un desplome aún mayor del consumo de petróleo en un complejo escenario económico

La pandemia de coronavirus ha provocado una caída directa del consumo de petróleo debido, fundamentalmente, al parón durante el confinamiento y, ya en la fase de reactivación, a su efecto sobre los transportes y el teletrabajo. Pero además, advierte la OPEP, el horizonte económico se complica todavía más con los riesgos geopolíticos, la posibilidad de un Brexit duro o los altos niveles de deuda.

naiz|Viena|2020/09/14
Eko-opep
La sede central de la OPEP está ubicada en Viena. (Joe KLAMAR | AFP)

En medio de la creciente incertidumbre sobre el efecto de una segunda oleada de la pandemia de coronavirus en la economía global, la Organización de Países Exportadores de Petróleo ha empeorado su previsión sobre el consumo mundial de crudo en 2020 y 2021

El desplome será este año de 9,5 millones de barriles diarios (mbd) –un 9,5 %– respecto a 2019, es decir 400.000 barriles diarios más que los previstos hace solo un mes, lo que sitúa la cifra total de consumo diario prevista en 90,2 mbd.

Estos cálculos se incluyen en el Informe sobre el mercado de crudo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) difunde cada mes y que recoge datos de agosto.

Muchas incertidumbres

El pasado mes la OPEP ya rebajó sus previsiones de consumo en 100.000 bd, por lo que en los últimos dos meses la organización con sede en Viena ha empeorado las previsiones del consumo petrolero en medio millón de barriles diarios.

Para 2021, el pronóstico de la demanda mundial se ha reducido también en alrededor de 400.000 barriles, y se prevé un crecimiento de 6,6 mbd, con un consumo global de 96,9 mbd.

«Además de los aspectos relacionados con la covid-19, persisten numerosas incertidumbres, incluidos altos niveles de deuda, inflación, riesgos geopolíticos, desafíos relacionados con el comercio, así como la posibilidad de un Brexit duro». Así resume la OPEP el complicado panorama económico que se observa en el horizonte.

Menor demanda

La demanda del petróleo procedente de los 13 socios del cártel transnacional también es revisada de forma notable respecto a los datos de hace un mes.

Para 2020 se revisa a la baja en 0,7 mbd, para situarse en 22,6 mbd, alrededor de 6,7 millones de barriles diarios menos que en 2019.

Aunque la OPEP ha rebajado en 1,1 mbd la demanda de su petróleo para 2021, se prevé un fuerte rebote que la elevará hasta los 28,2 mbd, unos 5,5 mbd más que este año.

El empeoramiento de la demanda va de la mano de una caída de la previsión económica mundial en una décima, de una contracción del 4% al 4,1%.

«Se espera que China sea la única economía importante que muestre un crecimiento positivo este año, aunque la recuperación en EEUU y la eurozona parece estar ganando terreno. Se prevé que este impulso se traslade a 2021, cuando se calcula que el crecimiento mundial alcance un 4,7%», indica el informe.

También caen los precios

Mientras tanto, el precio del petróleo ha vuelto a caer por debajo de los 40 dólares después de que el aumento de los contagios de coronavirus en las principales economías genere dudas sobre una recuperación sostenida.

La pandemia ha golpeado la demanda de crudo debido al parón de la economía global, con las restricciones al movimiento, el teletrabajo y la reducción de los viajes, haciendo que se desplomara el consumo de energía.