Suiza decide en referéndum mantener la libre circulación de personas con la Unión Europea

Suiza y la Unión Europea seguirán permitiendo recíprocamente que sus ciudadanas y ciudadanos se trasladen habitualmente a trabajar al otro lado de sus fronteras. La iniciativa del partido conservador UDC/SVP ha sido rechazada ampliamente en referéndum.

naiz|Ginebra|2020/09/27
Suisse-referendum
El “sí” a romper el acuerdo con la UE ha salido derrotado en el referéndum celebrado este domingo. (Fabrice COFFRINI | AFP)

La ciudadanía suiza ha decidido este domingo mantener la libre circulación de personas con la Unión Europea, al rechazar en referéndum, por más del 60% de los votos, la propuesta de los conservadores de acabar en 2021 con el acuerdo que en este sentido firmaron Berna y Bruselas en 1999.

A falta de que se complete el escrutinio en dos de los veintiséis cantones de la Confederación Helvética, un 61,69% de los votantes ha rechazado la propuesta de la Unión Democrática del Centro (UDC; también conocido como Partido Popular Suizo, SVP), contra la que se había posicionado el resto de los principales partidos, incluidos socialistas, liberales, democristianos y verdes.

La participación en esta consulta ha sido especialmente alta (en torno al 60%, el doble de lo habitual en los referendos trimestrales suizos), un indicador de la importancia que el electorado ha dado a mantener la relación con la que es su principal socia comercial.

Desde la entrada en vigor del acuerdo en 2002, la libre circulación ha facilitado que ciudadanos de la UE vivan y trabajen en Suiza, y viceversa.

La UDC/SVP, contra el resto de partidos

La UDC/SVP –el partido más votado en las elecciones parlamentarias de 2019, pero que solo ostenta la cuarta parte de los escaños en el Parlamento– proponía terminar con este acuerdo por considerar que ha perjudicado a los trabajadores suizos de más edad en favor de inmigrantes jóvenes procedentes de la UE.

El resto de formaciones pidió el “no” advirtiendo de que el acuerdo de 1999 estaba vinculado a otros suscritos con la UE en materias agrícola, comercial, científica, de transportes y aviación civil, por lo que podría ponerse en peligro la relación con un mercado al que Suiza dirige la mitad de sus exportaciones.

Zonas diferenciadas

Por cantones, el principal rechazo a la iniciativa conservadora, con una victoria del “no” de casi el 75%, se ha producido en el de Basilea, ciudad fronteriza tanto con el Estado francés como con Alemania, por lo que recibe diariamente trabajadores de ambos países.

La iniciativa conservadora también ha perdido ampliamente en toda la franja francófona del oeste del país; con un 69% de votos en su contra, por ejemplo, en el cantón de Ginebra, donde trabajan muchas personas que residen en las vecinas localidades francesas.

Por contra, el “sí” a poner fin a la libre circulación con la UE ha ganado con porcentajes inferiores al 55% en tres cantones mayoritariamente rurales de la zona germanoparlante (Glaris, Schwyz y Appenzell), así como en el Tesino, la zona de lengua italiana, tradicionalmente euroescéptica.