Brandon Cronenberg arrasa en el Festival de Sitges, donde premian a la banda sonora de ‘Baby’

‘Possessor Uncut’, la película del canadiense Brandon Cronenberg, hijo de David Cronenberg, se ha alzado este sábado con los premios a Mejor Película y Mejor Dirección del Festival Internacional de Cine de Fantástico de Sitges. ‘Baby’, el regreso al cine de Juanma Bajo Ulloa, ha visto reconocida su banda sonora.

NAIZ|SITGES|2020/10/17
Captura_de_pantalla_2020-10-17_a_las_15.59.04
Fotograma de la sangrienta «Possesor Uncut», gran ganadora en Sitges. (NAIZ)

‘Possessor Uncut’ es un filme de suspense criminal ambientado en un mundo distópico en el que un empresario utiliza implantes cerebrales para crear mercenarios asesinos. El hijo de David Cronenberg «ha cogido lo mejor de su padre y está elevándolo», ha dicho el miembro del jurado Víctor García, que ha calificado el filme de «original, perturbador, inquietante y muy de Sitges».

«Me encanta que Cronenberg no se corte en el uso de recursos de violencia explícita», ha añadido el miembro del jurado Borja Crespo, quien también ha halagado «la voz propia» del largometraje francés ‘La nuée’, que ha conseguido dos premios en la Sección Oficial: Premio Especial del Jurado y Mejor Interpretación Femenina para Suliane Brahim.

Otro filme que el jurado ha querido destacar ha sido ‘Mandibules’, que se ha llevado el Premio al Mejor Actor ex aequo para Grégoire Ludig y David Marsais, los dos protagonistas de esta comedia, cuya frase «¡toro, toro!» se ha convertido en el himno que el público corea al inicio de las proyecciones en esta atípica edición del festival que finaliza mañana.

Superada una edición difícil

«Nos hemos emocionado mucho –ha reconocido el miembro del jurado David Matamoros– viendo al público tan entregado en las salas, a pesar de las circunstancias».

El director del Festival, Ángel Sala, también se ha referido a las «circunstancias difíciles» que han rodeado el certamen debido a las limitaciones a las que obliga la pandemia, pero ha querido destacar el lado positivo y ha asegurado que «el equipo ha aprendido mucho» y el festival online, que se ha celebrado de forma paralela al presencial, ha funcionado muy bien y ha recaudado 44.000 euros.

Las catalana ‘La Vampira de Barcelona’, de Lluís Danés, que se ha llevado el Premio del Público, mientras que ‘Baby’, el nuevo trabajo de Juanma Bajo Ulloa después de cinco años de parón, ha visto reconocida su banda sonora, firmada por Bingen Mendizabal y Koldo Uriarte.

Esta es la película de ficción número seis de Juanma Bajo Ulloa (Gasteiz, 1967), cineasta que con solo 24 años obtuvo la Concha de Oro con su ópera prima ‘Alas de mariposa’. Le seguirían en su carrera films como ‘La madre muerta’, ‘Airbag’, ‘Frágil’ y ‘Rey Gitano’. Sin diálogos, ‘Baby’ trata sobre los bebés robados y está por la actriz británica Rosie Day (‘Blackwood’) y la estadounidense Harriet Sansom Harris (‘El hilo invisible’), secundadas por Natalia Tena y una recuperada Charo López y la pequeña Mafalda Carbonell.

El jurado no ha dado ningún premio a ‘La Vampira de Barcelona’ porque «no llamó demasiado la atención», según Borja Crespo, que ha añadido que «dicen que el público siempre tiene razón, aunque yo no estoy de acuerdo».

Los otros galardones

La película ‘Comrade Drakulich’ ha obtenido el Premio al Mejor Guión y ‘Mosquito State’ a los Mejores Efectos Especiales, en un palmarés en el que el jurado ha dado un premio especial a la directora Natalie Erika James por su «destacable debut» con la película ‘Relic’, que «da a conocer a una cineasta con voz propia de largo recorrido».

‘The dark and the wicked’ se ha alzado con dos premios (Mejor Fotografía y una mención especial para la actriz Marin Ireland), mientras que el Premio de la Crítica ha sido para ‘Teddy’ y el del Jurado del Carnet Jove a ‘She dies tomorrow’.

En la sección Nuevas Visiones, los principales reconocimientos han recaído en ‘My heart can't beat unless you tell it to’, de Jonathan Cuartas; ‘El elemento enigmático’, de Alejandro Fadel, y ‘Los que vuelven’, de la argentina Laura Casabé.

El Festival también tiene en su palmarés un premio a la mejor película latinoamericana vista en Sitges, que este año ha recaído en la también argentina ‘Marea alta’, de Verónica Chen.

En cuanto a nacionalidades se refiera, el jurado ha destacado «la calidad de las películas del este de Europa, que está viviendo un resurgimiento del cine fantástico que dará mucho de que hablar».