La reedición de la final de la Liga ACB vuelve a caer para Saski Baskonia (82-71)

La testimonial presencia de Peters no ha frenado a los de Dusko Ivanovic, que se han bastado con su buena defensa y un parcial de 31-18 en el tercer cuarto para desarbolar a un Barcelona obsesionado con el triple. Polonara, Giedraitis y Vildoza han sido los más destacados, junto con un descarado Arturs Kurucs, que ha reclamado más minutos de cara al futuro.

Arnaitz Gorriti|2020/10/18
Baskonia
Ante la ausencia de Peters, Polonara ha subido sus prestaciones para apuntalar el triunfo baskonista. (A. BOUZO / ACB PHOTO)

TD SYSTEMS BASKONIA 82 - BARCELONA LASSA 71

Si el duelo de este domingo entre TD Systems Baskonia y el Barcelona ha sido la reedición de la pasada final de la Liga ACB, lo cierto es que los gasteiztarras también se han hecho con la reválida. Y con bastante mayor holgura que en la burbuja de Valencia, dicho sea de paso. A pesar de no contar casi con Alec Peters, que solo ha tenido tres minutos de juego en el segundo cuarto –«que no haya jugado más ha sido mi decisión», ha dicho Dusko Ivanovic en la rueda de presa posterior al choque–, entre la defensa, más el buen hacer de Giedriatis –19 puntos, 10 de ellos en ellos tercer cuarto–, Polonara –16 tantos, 8 rebotes y 28 de valoración– y Luca Vildoza –12 puntos y muy buen manejo del timón–, los de Ivanovic han ganado con mucha solvencia, dejando atrás las pasadas derrotas ligueras ante UCAM Murcia y San Pablo Burgos.

El triunfo se ha cimentado principalmente en el tercer cuarto, con un parcial de 31-18 que los de Saras Jasukevicius no han sabido levantar, empeñados como han estado todo el rato en buscar la solución desde el triple, cuando ha sido el propio Baskonia quien ha «invitado» al bando culé a «ganar o morir» desde la larga distancia. Asimismo, cabe una mención para Arturs Kurucs. El «combo guard» letón ha desterrado al banquillo de forma definitiva a Sander Raieste, pero es que el hermano menor del jugador de los Brooklyn Nets –y canterano del Barça, Rodions Kurucs– ha mostrado un descaro y un desparpajo admirables. Y pese a su desacierto en el triple, sus minutos han sido muy importantes para descargar de responsabilidades a un tocado Pierria Henry y ha apuntalado la definitiva escapada gasteiztarra en el tramo final del tercer asalto.

Parciales y correcalles

Saras Jasikevicius ha tirado de un quinteto rarísimo en Zurbano, con Adam Hanga ejerciendo de base, un Alex Abrines aún tocado por un esguince de tobillo y la «revelación» Rolands Smits como ala-pívot titular ante la lesión de Claver en la fascia plantar y la ausencia de Mirotic por la covid-19. Mientras, Alec Peters, ausente en el partido ante el Khimki, ha estado al fondo del banquillo, con pocas perspectivas de saltar a la cancha, pero al menos en la convocatoria. Asimismo, Dusko Ivanovic ha terminado de sentar en el banquillo a sus canteranos, después de dar durante varios partidos la titularidad en el puesto de escolta a Sander Raieste. En esta ocasión, el escolta titular ha sido Zoran Dragic.

El arranque ha sido un auténtico correcalles, pero más por el bando gasteiztarra, paradójicamente. Con Abrines ejerciendo de ejecutor, el Barça se ha adelantado 2-8, aunque un Polonara igual de inspirado ha dado el primer arreón del Baskonia, cerrando un parcial de 7-0 para dar la delantera por primera vez a los de Ivanovic, cerrando el parcial de 10-0 con un triple en carrera de Rokas Giedraitis.

Una vez superado el susto, los gasteiztarras han seguido con su inercia de anotación, sobre todo desde la larga distancia, al punto de adelantarse 20-12 y firmando un 4 de 6. En todo caso, la escuadra blaugrana no se ha descolgado, ni mucho menos, ya que con la entrada de Nick Calathes en el puesto de base puro, el Barça ha reaccionado con un parcial de 0-5, llevando al Baskonia a parar el partido, y de paso, dando entrada a Peters.

La anotación se ha relajado en ese tramo final, pero al menos el cuarto ha terminado con un tapón ilegal del canterano culé Sergi Martínez –de la quinta de 1999, como el baskonista cedido en el Canoe de la LEB Oro Miguel González– sobre Pierria Henry, para elevar el resultado a 23-20. No obstante, esa última canasta ha sido preludio de un parcial de 0-7 que ha devuelto el liderato al Barça, y el tiempo muerto de un enojado Dusko Ivanovic, sobre todo tras comerse un triple en transición de Heurtel, perfectamente defendible es caso de un mínimo de atención por parte de los jugadores baskonistas.

Un palmeo de Ilimane Diop y una bandeja a la contra de Vildoza han empatado el duelo a 27, y tras el preceptivo tiempo fuera de Saras Jasikevicius, los equipos han encarado un segundo cuarto menos espectacular y alocado, pero que a fin de cuentas, ha mantenido cierto ritmo de anotación.

No obstante, ha sido el Barça quien ha llevado la iniciativa en este caso, aunque con ventajas cortas siempre. Heurtel, Brandon Davies o Hanga se han turnado para asegurar los puntos blaugranas, mientras que Giedraitis y Vildoza se han encargado de que los de Jasikevicius no hayan tenido ningún respiro, con mención especial para la intensidad mostrada por Arturs Kurucs en estos minutos del segundo cuarto.

Al final, en todo caso, el resultado al descanso ha reflejado un 39-40 para la escuadra visitante, luego de una contra fácil en apariencia errado por los gasteiztarras, aunque la defensa blaugrana ha podido tener que ver en el error baskonista, al punto de que si los árbitros no han señalado falta ha sido porque no han querido hacer tan cosa.

El equipo arrasa al individuo

La defensa gasteiztarra ha mejorado notablemente con el regreso de los vestuarios, mientras que Vildoza y Giedraitis han seguido haciendo daño en ataque el Barça. Así las cosas los de Dusko Ivanovic han endosado un parcial de 10-1 a su rival, obligando a Saras Jasikevicius a pedir tiempo muerto.

Sin embargo, lo único que ha logrado el técnicop lituano ha sido que Thomas Heurtel se la haya vuelto a jugar por enésima vez al «hero ball», haciendo de la remontada culé una causa personal –y cometiendo una antideportiva muy barata a una transición de Pierria Henry–. Y el Baskonia, en cambio, ha sabido mover el balón mucho mejor, con jugadas como una asistencia de Arturs Kurucs para el triple de Vildoza, o la jugada completa de Ilimane Diop taponando a Cory Higgins y machacando a la contra, elevando la renta gasteiztarra hasta los 13 puntos en el 65-52.

El Barça ha pataleado, pero el cuadro gasteiztarra se ha garantizado una buena ventaja de cara al cuarto final, 70-58, luego de endosarle al conjunto blaugrana un parcial de 31-18 en un tercer cuarto para la esperanza.

El último cuarto ha resultado de una extraña placidez para los gasteiztarras, que evidentemente, no han renunciado al intercambio de canastas con una ventaja tan sustanciosa en el marcador. Los de Jasikevicius se la han jugado a golpe de triple, pero el acierto de los 20 primeros minutos lo ha abandonado, de forma que Saski Baskonia no ha necesitado recular en su defensa, pudiendo ser, por tanto, más agresivo a las penetraciones blaugranas, al tiempo que ha convidado de forma cada vez más descarada a su rival a jugársela desde lejos.

Mientras, pese a la ausencia total de Alec Peters en la segunda mitad, entre Polonara, Giedraitis y un notable Arturs Kurucs se han bastado los de Ivanovic para administrar su renta a la perfección. El Baskonia ha jugado con mucha paciencia en el ataque estático en esta segunda mitad, en especial el último cuarto, y además ha sabido encontrar situaciones de tiro ventajosas, con o sin acierto, para cerrar una victoria más holgada que la diferencia que ha marcado el 82-71 final.

Ivanovic: «Hemos recuperado nuestra identidad»

Sobre todo después de la segunda mitad, Dusko Ivanovic se ha mostrado satisfecho. «Después de ganar al Real Madrid aquí el equipo perdió su identidad, que es nuestra mejor arma, lo que forman la agresividad defensiva, intentar jugar rápido y la paciencia. Jugamos tres partidos totalmente diferentes. Podremos perder en el futuro, pero siempre debemos jugar de la misma manera», ha subrayado.

Sobre todo, ha querido destacar que «la defensa te da una enorme tranquilidad para atacar mucho mejor. Ha habido muchas oscilaciones en la primera mitad, con tramos de buen ataque y defensa con otros tramos malos. Después del descanso, hemos tenido mucha mayor continuidad en defensa y con ideas mucho más claras para atacar».

También ha tenido, por último, buenas palabras para Artursa Kurucs. «Ha tenido problemas con la covid, pero se está recuperando bien. Ha jugado muy bien en defensa y en ataque y espero que en el futuro nos pueda ayudar mucho», ha afirmado.

Alba Berlín suspende por covid-19

Por otro lado, el Alba Berlín es el próximo rival de TD Systems Baskonia en la Euroliga, en partido correspondiente a la quinta jornada de la Fase Regular. Los gasteiztarras se debieran enfrentar a los entrenados por Aíto García Reneses y el exbaskonista Jayson Granger –y el ex de Bilbao Basket Ben Lammers– el próximo jueves a las 20.00. Sin embargo, la escuadra alemana también está peleando con la covid-19, después de que haya trascendido un positivo por coronavirus, sin que haya trascendido la identidad del jugador.

En principio el partido del jueves tendrá lugar sin mayor novedad, después de que el Alba sumara el viernes su primera victortia en la Euroliga 2020/21 en la cancha de un CSKA de Moscú que también está sufriendo los embates de la covid-19. Eso sí, el cuadro berlinés ha suspendido su partido de la Copa de Alemania frente al Basketball Löwen Braunschweig, al tiempo que inmediatamente han tomado las medidas necesarias para evitar posibles contagios.