0 iruzkin

Arrancad las semillas, fusilad a los niños (II)

Arrancad las semillas, fusilad a los niños (II)

(Viene del artículo Arrancad las semillas, fusilad a los niños II)

Después de la historia que os conté en el anterior artículo, permitidme arrojaros unos fríos datos sobre Centroáfrica para entender el conflicto que vive y del que tan poco sabemos. 

Centroafrica es después de Somalia el país del mundo con el mayor índice de mortalidad infantil del mundo. Si naces en este olvidado lugar del planeta tienes casi un 10% de probabilidad de morir al nacer. Concretamente de cada 1000 niños que nacen 83 morirán. Si consigues llegar a los 5 años habrás sido el afortunado que:

1.- Haya sobrevivido a la malaria. Aunque puede que lo tengas cronificada y cada 4 años vuelva en forma de fiebres altas; lo cual será suficiente para que no sobrepases los 50 años que es la esperanza de vida del país (si, son datos del 2017; no de principios de siglo)

2.- No haya muerto por causa de cualquier otra enfermedad o infección facilmente evitable en países desarrollados. La cantidad de personas con el VIH es según estadísticas del OMS del 4%. Según los médicos locales mucho más alta. En zonas rurales mueren niños y adultos sin estar diagnosticados. En el hospital de Bangui se habla del 10% de mujeres que tienen SIDA, las portadoras del VIH dicen ser mucho más de lo que dicen las estadísticas.

3.- No haya muerto por las consecuencias directas de la guerra.

Si sobrevives a esos primeros 5 años claves de tu vida eres todo un afortunado, aunque no signifique que tengas ya un camino de rosas por delante, ni mucho menos. 

Probablemente te hayas tenido que desplazar por el conflicto armado entre diferentes bandos que actúan en el país (de esto también os hablaré en otro artículo) o no tengas trabajo e intentes sobrevivir en las calles de Bangui (el 60% de la población nunca tendrá un trabajo con contrato) o un sinfín de problemas que en el páis más pobre de África (Somalia ya no cuenta por ser un agujero negro social y político) se acrecentan. 

 

 En la foto "madre voluntaria" del orfanato de Bangui. Estas "madres voluntarias" son mujeres que cuidan a los niños dándoles cariño y atención. Sin su labor dificilmente podrían tener más atención que los básicos de higiene y nutrición. Muchas veces por falta de fondos no pueden tener ni estos.

 

/