Javier Iturritxa

Irumugarrieta, cúspide de la sierra de Aralar

gara-2019-01-20-Noticia
El camino cambia en función de la ruta elegida.

Conocido históricamente por Irumugarrieta, esta cumbre con un vértice geodésico de segundo orden constituye la cúspide de la sierra de Aralar, referente en el imaginario mendizale como un objetivo a ser alcanzado por la amplitud de vistas, a la que se accede desde los valles circundantes. Su rocosa cumbre es también conocida por Intzako Dorrea. Apenas a cien metros, los límites de Intza, Gaintza, pertenecientes al valle de Araitz y las parzonerías de Enirio y Errealengo de Aralar. Desde la cumbre se disfruta de un paisaje a vuelo de pájaro de más de mil metros sobre el encajonado valle de Araitz, donde el caudaloso río Araxes, tributario del río Oria, entrega sus aguas al mar Cantábrico. Es una de las cumbres más visitas de Euskal Herria con accesos desde el Norte como del Sur, desde el valle de Araitz y de los valles de Arakil y Sakana, respectivamente.

Ruta Este, Desde Izarrite (Baraibar)

El itinerario más sencillo se inicia desde Baraibar, en el valle de Larraun. Una vez hayamos pasado junto a la iglesia y el frontón, hemos de ganar la parte alta del pueblo, donde un estrecho arretil asfaltado nos facilitará alcanzar el alto de Itzarrite, conocido popularmente por «el poste», una antena de comunicación donde podemos aparcar (903 m). La aproximación la haremos entre prados, bosquetes de hayedo, fresno y espino blanco, dejando al paso algunas bordas. Sin necesidad de ganar la pequeña cumbre, un desvío nos llevará a un rellano donde se puede aparcar a la sombra de un bosquete, justo en el borde del cordal de la divisoria de aguas de los dos mares. Atención en días con niebla.

Cercana borda Dendariene

Con la vista puesta en la cercana borda Dendariene, con los primeros pasos iremos por la pista de tierra junto a la alambrada de límite de los valles de Larraun y Araitz, donde hay algunos puestos de caza y casetas de cazadores. Cuando pasamos del terreno herboso y llano, dejaremos a la derecha el estrecho paso de Beluta, donde se encuentra un portillo que da acceso al camino de Errazkin. Pronto entraremos bajo el hayedo, donde dejamos la alambrada, momento que veremos el llamado ‘Agujero de Errazkin’ a los pies, y el encajonado valle de Araitz y sus pueblos.

De la pista pasaremos al viejo camino que lleva al corazón de Aralar, con tramos de suelo herboso y otro de piedra pulimentada por el paso de los rebaños a los pastos de verano, en un tramo donde la caliza emerge con fuerza. Una vez en un alto, donde el hayedo da paso a espacios abiertos, veremos la cumbre de Artueta y su parafernalia de antenas (S) y enfrente Beloki, cubierto de bosque (1.057 m-40 minutos). En este punto hemos de girar a la derecha, siguiendo una senda a media ladera jalonada de mugarris, entre un arbolado disperso y un fornido hayedo hasta desembocar en el portillo del Errealengo de Aralar (55 minutos).

A nuestra izquierda veremos la pista de grava proveniente del Km 10 de la carretera del santuario de San Miguel de Aralar. Dando la espalda a las txabolas de Olatxiki, al abrigo de la cumbre de Gaztelu desembocaremos en las campas de Etzantza para seguir por la pista jalonada por las marcas del GR 12 (Sendero de Euskalerria). Llaneando entre prados, con las rocosas cumbres de la Malloa de Aralar (N), donde destacan las cumbres de Alborta, Ttutturre y en el lado contrario (S), las de Beloki y Txemiñe, tras pasar junto la balsa Unagkoo Putzue.

Iniciaremos una suave subida, dejando al paso los dólmenes de Mahantsa y Obioneta hasta desembocar en la loma de Errenaga-Desamendi que encierra la cabecera el barranco de Prantzeserreka. La vista se abre hacia la sierra de Alzania y Aitzkorri y el enmarañado valle de Ataun. En este lugar abandonamos las marcas del GR 12 que lleva al puerto de Lizarrusti, girando al N para encontrar el Dolmen Trikuharri (1.230 m – 2 h 5 min). En este emblemático lugar uniremos nuestros pasos en el itinerario proveniente del puerto de Lizarrusti hasta la cumbre de Irumugarrieta o Intzeko Dorrea (1.430 m–2 h 45 min). Este último tramo está descrito en la ruta de Lizarrusti&hTab;

Ruta Oeste, desde el puerto de Lizarrusti

El itinerario que parte desde la vertiente occidental se encuentra en la pequeña depresión abierta entre la parte occidental de Aralar y el largo cordal de la sierra de Alzania que finaliza sobre la depresión de Etxegarate.

Con el mismo criterio del anterior itinerario para alcanzar el techo de la sierra de Aralar, la excursión se inicia en el alto del puerto de Lizarrusti (616 m.). Aparcamiento en el centro de interpretación del Parque Natural de Aralar. Sin rebasar el edificio, el itinerario parte a la altura de un portillo con un indicador de los senderos GR 12v y GR 20.1-Lareo Aurtegia y Aia auzoa, seguiremos la plataforma de lo que fue un trenecillo minero, bajo la umbría del hayedo y junto los paredones calizos de Intxustaeta y Sukaldeza, para pasar más adelante del camino a una senda en Sariondo (15 min), momento que alcanzamos el estrecho paso de Akerreta, donde iniciamos la subida por los flancos occidentales de Alleku fuerte pendiente.

Pronto veremos el embalse de Lareo y junto la alambrada de límite de ambos territorios alcanzar la rocosa y alargada cumbre de Alleku, conocido también por Haiekopikoa (1.018 m – 50 min). Coronado por un vértice geodésico, las vistas son reducidas a la sierra de Alzania y el profundo valle de Ataun, donde emergen parcialmente las sierras de Urbasa y Aitzkorri.

Dando la espalda a la cumbre de Alleko, perderemos algo de altura hasta desembocar en la senda que une el alto de Lizarrusti y el refugio de Igarataza. Aquí encontraremos las marcas del sendero GR 12 hasta alcanzar la cota de Oroingaña (1.137 m. – 1 h 45 min), paso previo para pasar del hayedo a los rasos de Aparein. Dejaremos a la altura de una gran dolina el sendero que lleva a la próxima cumbre de Putterri (S). Llaneando por las praderas, con la vista puesta en los lomos herbosos Errenaga-Desamendi (NE), serán la referencia para desembocar en el refugio de Igaratza.

Este lugar donde hay también una ermita, constituye el encuentro de los viejos caminos provenientes de las cuatro vertientes de esta emblemática sierra. Una vez en Igaratza (2 h 15 minutos), alcanzar el lomo erboso de Errenagea- Desamendi, que establecen la divisoria de los dos mares hasta alcanzar el dolmen Txikuharri, donde realizaremos la aproximación a la rocosa cumbre de Irumugarrieta, siguiendo cualquiera de las numerosas sendas con señales o mojones de piedras hasta coronarla (1.430 m – 3 h 15 minutos).

A los pies del montañero, queda a mil metros de desnivel el valle de Araitz, con sus pueblos dispersos, caseríos y bordas cercanos al naciente río Araxes. La panorámica de 360º es espectacular y largo de ennumerar las cumbres ante un relieve arto intrincado.