2015/06/21

¿Cuánta gasolina gastamos?
XANDRA ROMERO
50salud856

Nos preocupa cuántas calorías ingerimos, pero ¿somos conscientes de lo que gastamos?, ¿te imaginas cuántos litros gastaríamos todos los días si toda esa energía que necesitamos hubiera que aportarla con gasolina, como a nuestro coche? Sin duda, es excepcional cómo respondemos a nuestras necesidades energéticas y es que, gracias a la alimentación, podemos realizar tanto las funciones vitales como el resto de actividades.

En concreto, nuestra gasolina son las calorías, la unidad de medida que se usa para saber la cantidad de energía que nos aportan los alimentos. Son la diferencia entre el calor necesario para calentar un alimento y el calor liberado por nuestro organismo al metabolizar dicho alimento.

Sin embargo, para que nuestro coche arranque, no es necesario llenar el depósito y lo mismo ocurre con nuestro organismo, cuyo coste “básico” es el metabolismo basal. Este es la gasolina que gasta nuestro cuerpo en reposo absoluto, es decir, lo que necesitamos simplemente para estar vivos.

Esta gasolina básica en una persona está determinada en un 80% por la composición corporal, la edad y el sexo. Y el resto de factores ambientales, entrenamiento y actividad física determinan solo el 15%. El metabolismo basal en un adulto es de más de mil calorías, pero, a partir de ahí, todo depende de la actividad física y mental de cada individuo (el cerebro es un gran consumidor de calorías). Tanto es así que, para sobrevivir, el cerebro necesita la décima parte de una caloría por minuto. La masa gris usa el 40% del azúcar presente en la sangre. Así, cuando pensamos mucho, las neuronas de los lóbulos frontales aceleran el consumo de azúcar y el gasto aumenta a 1,5 calorías por minuto.

En el caso de los niños, adolescentes e incluso mujeres embarazadas, la gasolina extra necesaria para permitir el crecimiento y renovación celular en diversos tejidos supone un gasto de 12 Kcal por cada gramo de grasa y de 8 o 7 Kcal por cada gramo de proteína que se crea/renueva. Por eso, para la mayoría de niños en edad escolar se recomienda una ingesta de entre 1.600 y 2.500 calorías al día, independientemente del género y la edad, pero teniendo en cuenta si son activos o sedentarios.

Y en relación a esta cuestión, ¿cuánto aumenta el gasto de gasolina cuando hacemos actividad física? Dicho gasto se corresponde a la práctica deportiva y a las actividades de la vida cotidiana. En total, es muy variable, pudiendo representar desde el 10% en personas muy sedentarias hasta más del 30% en individuos especialmente activos.

En este caso, en lugar de calorías gastadas, hablaremos de met o equivalente metabólico, con un met igual a una kcal por kilogramo de masa/hora. Siendo así, a ese coste básico tendríamos que sumarle, por ejemplo, las calorías equivalentes a 3,4 mets extra que gastamos cuando caminamos; 3,0 paseando al perro; 2,3 haciendo la compra; 8,0 subiendo escaleras; 9,5 corriendo, etcétera.

Entonces, sabiendo todo esto, quizás debamos plantearnos si una dieta de 1.000 o 1.200 Kcal (las dietas milagro y algunas dietas “del cajón”) son suficientes o si nos dejarán con una considerable cifra de números rojos en la cuenta de nuestra salud.