2015/12/20

The Real McKenzies
GOTZON URIBE
882musika

Una de las bandas más queridas dentro del punk-rock está de vuelta con su nuevo disco “Rats In The Burlap”. Es el noveno álbum de su carrera y continúan reivindicando su sonido, su marca: la capacidad de mezclar la música tradicional celta con el punk-rock más melódico.

La temática de sus canciones es variada. Hablan sobre sus continuas giras –“Midnight Train To Moscow”, “Up on a Motorbike”–, el desafío rebelde ante actos de tiranía –“Who’d a Thought”, “You Wanna Know”– y hasta una hilarante historia de un gato ladrón –“Bootsy the Haggis-Eating Cat”–. Catorce nuevas canciones que muestran a unos Mckenzies mejorados con la edad, piezas cargadas de locura, ganas de fiesta y borracheras llenas de frescura.

Durante los últimos veinte años, esta pandilla de malandrines ha cautivado al público de todo el mundo con su música adictiva, inflexible e innegablemente sincera. Son una banda de avispados y fluidos músicos, siendo uno de sus mayores atractivos la habilidad para mezclar instrumentos acústicos con otros eléctricos para tocar estilos como el punk, el rock and roll y el folk bañado en la música tradicional celta. Himnos guitarreros y gaitas en alza acompañan a Paul McKenzie a la hora de contar historias de épocas pasadas y anécdotas de juergas interminables.

En lo más alto de las bandas más populares dentro del conocido como punk celta encontramos a The Real Mckenzies, junto a otras como The Mahones o Flatfoot56. Lo que diferencia a los primeros del resto es que mientras los demás han abrazado su herencia irlandesa, estos son una banda escocesa y tocan con un estilo escocés céltico-punk tan personal que se distingue perfectamente del irlandés.

Todo comenzó en algún momento alrededor de 1992 en Vancouver, cuando el anterior grupo del medio escocés-canadiense Paul McKenzie se disolvió. Este decidió buscar algo nuevo y se le ocurrió la idea de combinar el sonido clásico del punk rock de su antigua banda con la música escocesa. Dicho y hecho, y de esta manera nació el punk-céltico de la era posterior a The Pogues. De la misma manera que la gaita ha sido un instrumento usado con frecuencia por diferentes bandas en la historia del rock, era la primera vez que podíamos ver a un gaitero como músico permanente dentro de una banda de punk y los Mckenzies lo enseñaron al mundo.

 

CD AIPAGARRIA

Varios artistas

«Bloodshot 6 Pack to Go: Working Songs for the Drinking Class» • Bloodshot, 2015 •&flexSpace;Folk & country

La música country ha sido el género perfecto para tratar temas relacionados con las bebidas de alta graduación. En los fondos de botellas de whisky y bourbon yacen los altibajos, alegrías y tristezas de infinidad de hombres y mujeres. Los amigos del prestigioso sello Bloodshot han decidido reunir en esta colección algunas de las mejores odas al licor. Todos tenemos diferentes amigos con los que beber por diferentes motivos y esta colección cubre todas las necesidades. Por aquí desfilan Bobby Bare Jr, la soledad de Lady Parts (Kelly Hogan y Nora O’Connor), las melancólicas melodías de Ron Sexsmith, una oda a la nobleza de la bebida por Joe Pug, Elizabeth Cook versioneando el “Too Drunk To Fuck” de los Dead Kennedys o a Deer Tick reinterpretando con gran acierto el “If I Should Fall From Grace with God”, de The Pogues.