JOSEBA EIZAGIRRE
MOTOR

DKW F1000 (1963). La furgoneta alavesa

905motor

El encuentro de coches clásicos, celebrado en Azkoitia el pasado día 8 de mayo, nos deparó la oportunidad de rememorar una parte de la historia de la industria automovilística vasca a través de uno de los vehículos fabricados en la planta de Gasteiz de la que actualmente salen las modernas furgonetas Mercedes Vito y Clase V.

Nos referimos a la DKW F1000, un vehículo comercial que se fabricó en esta factoría alavesa en los años 60 y una de cuyas unidades, en perfecto estado de conservación –incluso con su matrícula original–, expuso en Azkoitia su propietario, Mikel Urbizu. Gracias a una labor totalmente altruista, este beasaindarra no solo ha conseguido rescatar del desguace un vehículo fabricado aquí, en casa, hace más de medio siglo, sino que ha contribuido a recuperar una parte muy importante de la historia industrial vasca.

Y es que estas furgonetas se fabricaron en la planta alavesa de Imosa (Industrias del Motor SA), que entró en funcionamiento a mediados de los años 50. Las primeras que salieron de sus instalaciones fueron las vetustas DKW F800 de dos cilindros, de diseño alemán, a las que siguieron, en 1963, las F1000, de tres cilindros y ya con diseño propio de Imosa. Se fabricaron bajo licencia de Auto Unión AG, es por ello que exhiben en su frontal dicho nombre junto a los cuatro aros que actualmente muestran los modelos de Audi, y que en su origen representaban la fusión de cuatro fabricantes alemanes: Audi, DKW, Horch y Wanderer. Daimler-Benz se hizo con el control de la fábrica alavesa en 1981, década en la que se empezaron a fabricar los modelos MB 100/180. La popular Vito no llegaría hasta 1995.

La furgoneta que conserva Mikel Urbizu tiene la particularidad de montar un motor gasolina, lo que le convierte en un modelo casi único, ya que se fabricaron muy pocas unidades de este tipo, debido a que en unos pocos meses se impuso la comercialización de los motores diésel, desapareciendo prácticamente las versiones de gasolina. Presenta asimismo otras peculiaridades que nos las cuenta su propietario.

¿Desde cuándo tiene este vehículo y en qué estado se encontraba?

Lo compré en el año 2012 en Medina de Pomar (Burgos). Aunque había estado guardado en un garaje durante un montón de años, se notaba el paso del tiempo.

¿Qué tipo de restauración le ha hecho?

La verdad es que no le he hecho una restauración a fondo, como se suele hacer en otros casos. Eso sí, se le ha saneado la carrocería para arreglar los óxidos que tenía y se ha pintado por fuera, mientras que el motor también ha habido que restaurarlo porque estaba un poco tocado. El interior, sin embargo, lo he querido dejar tal y como estaba originariamente, con su tapicería y todo. Una de las peculiaridades de este modelo es que tiene la palanca de cambios junto al volante, algo difícil de encontrar porque enseguida la pasaron abajo. También tiene los espejos retrovisores en la parte frontal, en lugar de en las puertas.

Es de suponer que es usted aficionado a la mecánica.

Sí, algo de experiencia ya tengo, porque desde siempre me he movido en el mundo de la mecánica pero, sobre todo, lo que tengo es afición. Y por lo que más me intereso es por los vehículos industriales, porque veo que se están perdiendo. En el caso de la F1000, hay muchas con motor diésel, pero con motor de gasolina quedan ya muy pocas. Montan el propulsor DKW de su antecesora, la F800, de 983 centímetros cúbicos y 47 caballos de potencia, un motor que quedaba algo justo para esta furgoneta, que tiene una capacidad para mil kilos de carga. Por ese motivo, enseguida se comenzaron a fabricar las versiones con motor diésel de Mercedes-Benz, de las que se vendieron miles y miles.

¿Además de esta furgoneta, tiene algún otro clásico?

Sí, tengo un Land Rover inglés de la Serie 1, del año 1954, que se encuentra en estado original, con su pintura y todo, porque no ha sido restaurado, solo ha sido conservado.

 

Audi comercializará a finales de verano el nuevo SQ7.

Audi iniciará a finales de verano la comercialización del nuevo Audi SQ7, un SUV con motor diésel caracterizado por ser el todocamino más potente del mundo. Monta un propulsor V8 4.0 TDI que entrega una potencia de 435 CV y con el que acelera de cero a cien en solo 4,8 segundos. Su consumo medio declarado es de 7,2 litros a los cien, mientras las emisiones de CO2 se cifran en 189 gramos por kilómetro. Los clientes europeos pueden realizar desde mediados de mes los pedidos de este SUV deportivo de altas prestaciones cuyo precio para nuestro mercado se sitúa en 110.970 euros.

 

Bultaco amplía la gama de la eléctrica Brinco con tres nuevas versiones.

La legendaria marca Bultaco, que ahora fabrica motocicletas eléctricas, ha presentado tres nuevas versiones de la «moto bike» Brinco, que combina el mundo de la moto y el de la bicicleta, y el de la propulsión eléctrica y el pedaleo. Así, a la Brinco R (para uso en circuito privado) se unen la R-E (homologada para circular por vías públicas), la C (para paseos por el campo) y la S (destinada a uso urbano). Disponen de baterías con una autonomía de hasta 100 kilómetros que se recargan por completo en tres horas en un enchufe doméstico. Los precios oscilan entre los 5.800 y los 5.950 euros.

 

Correos incorpora a su flota cien motos eléctricas Scutum.

Correos ha incorporado un centenar de scooter eléctricas del fabricante español Scutum, con el objetivo de seguir reduciendo las emisiones de CO2 de su flota de vehículos. Están destinadas al reparto postal en un total de siete provincias, entre ellas Bizkaia, que recibirá siete unidades. Se trata del modelo S02 de Scutum (compañía participada por Repsol, La Caixa y CDTI), que dispone de una autonomía de 100 kilómetros, alcanza una velocidad máxima de 80 km/h y soporta hasta 175 kilogramos de carga. Cuenta con iluminación LED, función de marcha atrás y tres modalidades de conducción: City, Sport y Eco.

Honi buruzko guztia: MOTOR