2018/06/10

2ª edición del San Sebastian Circuit Spirit
JOSEBA EIZAGIRRE
0610_motor_donosti2ona

Las carreteras guipuzcoanas y navarras volvieron a albergar el pasado día 26 de mayo el paso de los coches participantes en la segunda edición del rally San Sebastian Circuit Spirit, un evento que pretende recuperar el espíritu de las carreras automovilísticas que se celebraban en los años 20 y 30 en el antiguo Circuito de Lasarte, punto de peregrinaje de multitud de aficionados al automovilismo y centro de atención por unos días de toda Europa.

La incesante lluvia que cayó durante toda la mañana no fue obstáculo para que en la plaza de Gipuzkoa de Donostia se dieran cita cerca de un centenar de vehículos clásicos y GT (Gran Turismo), procedentes de diversos puntos de Euskal Herria, así como de otros puntos del Estado francés y español. Entre los participantes, pudimos encontrar auténticas joyas como dos Ford A del año 1930, un Jaguar SS de 1938, un MG TD de 1950 o un Chevrolet Corvette de 1959.

Una vez efectuada la salida, los coches enfilaron las rampas del mítico puerto de Jaizkibel para desplazarse a Hondarribia e Irun, donde los coches efectuaron sendas paradas en el puerto deportivo y en la sidrería Ola.

Por la carretera que bordea el río Bidasoa, los participantes llegaron a la Benta de Etxalar, donde disfrutaron del almuerzo, antes de retornar en dirección a Donostia, para lo cual pasaron por Lesaka y se adentraron de nuevo en Gipuzkoa a través de los collados de Agiña y Aritxulegi, visitando a continuación Oiartzun, Hernani y Lasarte-Oria.

En esta última localidad, la caravana automovilística hizo una parada junto al hotel Txartel, ubicado justo donde se encontraba la recta principal del desaparecido circuito de 17,8 kilómetros y que atravesaba otras localidades como Andoain, Urnieta o Hernani.

El evento no tenía carácter deportivo y la velocidad media impuesta fue siempre inferior a 50 km/h. A lo largo del recorrido, se establecieron varios tramos de regularidad con una longitud máxima de 1.000 metros.

La carrera estaba dividida en dos grupos, el primero denominado Rally classic-sport, en el que participaron los clásicos y deportivos más antiguos (fabricados o matriculados entre 1923 y 1968), y el segundo, denominado GTbira, para coches GT deportivos fabricados o matriculados entre 1969 y 2018.

Entre los coches más antiguos que participaron en la prueba se encontraban dos Ford A Roadster del año 1930 conducidos por Alfonso Llorca y Luis Mari Landa; un Jaguar SS 2.5 de 1938 conducido por Amador Tolosa; un MG TD de 1950 conducido por Mikel Elejoste; un Mercedes 220S Cabriolet de 1955 conducido por Luis Tolosa; un Jaguar XK140 de 1955 conducido por Javier Tolosa; o un Chevrolet Corvette de 1959 conducido por José Luis Modrego (en la imagen grande). También participaron modelos como Citroën 11 Ligero, Citroën DS, Jaguar E-Type, Triumph TR4 o Alfa Romeo Giulia 1600.

Entre los inscritos de la GTbira, pudimos ver varios Jaguar, Porsche, Ferrari o BMW de los años 70 y 80, aunque también vehículos más actuales como un Ferrari 488 GTB de 2017, un Lotus Elise 111R de 2009 o un Mercedes SL 55 AMG de 2003.

Gran Semana Automovilista. Fue en el año 1923, con motivo de la celebración de la segunda edición de la Feria de Muestras de Donostia, cuando comenzaron las grandes carreras en el Circuito Automovilista de la capital donostiarra. Aquel primer evento, bautizado como Gran Semana Automovilista, se celebró entre los días 21 y 26 de julio y, a partir de entonces, las citas con el deporte del motor se fueron sucediendo hasta el año 1935 (exceptuando los años 1931 y 1932), en los que albergaron grandes pruebas como el Gran Premio de España, Gran Premio de Europa, el Gran Premio de San Sebastián o el Criterium de las 12 horas, entre otras.

Las carreras en el Circuito de Lasarte sirvieron para que en él rodaran coches como los Elizalde, Hispano Suiza, Nazzaro, Delaye, Ford, Talbot, Maserati, Bugatti, Alfa Romeo, Mercedes Benz o Auto Unión.

En 1928, el “coche piloto” de la prueba fue el Donosti, un coche construido en la capital guipuzcoana por Agustín Mañero y Gregorio Mendiburu y que aún hoy día podemos encontrarlo en funcionamiento en algunos encuentros de coches antiguos.

El mítico BMW M1 cumple cuarenta años.

El BMW M1, uno de los modelos míticos de la década de los 80, cumple cuarenta años tras su estreno en el Salón del Automóvil de París en 1978. Con una altura de solo 1,14 metros, alcanzaba una velocidad máxima de 260 km/h gracias a su motor de hasta 277 CV de potencia, lo que le convirtió en el deportivo alemán más veloz. Entre otras especificaciones, el modelo se diseñó sobre la base del BMW turbo con puertas de “alas de gaviota”, un prototipo creado en 1972 por el diseñador de BMW Paul Bracq. El propulsor de seis cilindros en línea se desarrolló en Múnich (Alemania).

Kymco lanza su nuevo scooter Like 125 con motor Euro 4.

Kymco acaba de lanzar su nuevo scooter Like 125, que equipa un nuevo motor de 4 válvulas y 12 CV de bajo consumo que cumple con las exigencias Euro 4 y está pensado para afrontar la siguiente homologación más restrictiva de 2020 (Euro 5). Se trata de un scooter manejable, seguro y estable, que cuenta con horquilla telescópica hidráulica con barras de 95 mm de recorrido y doble amortiguador trasero con precarga ajustable en cinco posiciones. Se comercializará en tres colores: gris Stone, blanco Ice y un nuevo rojo exclusivo para el mercado europeo. Su precio es de 2.599 euros.

Peugeot 2.0, un scooter eléctrico con hasta 50 kilómetros de autonomía.

Peugeot motorcycles lanzará en verano el Peugeot 2.0, un scooter eléctrico con una potencia equivalente a una motocicleta de 50 c.c. y una batería extraíble de hasta 50 kms. de autonomía que se puede recargar en cualquier enchufe doméstico. Diseñado para el uso profesional y particular, incorpora de serie una plataforma digital que permite la gestión de flotas y conocer la ubicación de cada vehículo por parte de las empresas de reparto, así como el pago en el caso de los sistemas de motor sharing. Gracias a su pantalla táctil, el usuario puede desbloquear la moto con un código PIN o comprobar el nivel de batería restante. Su precio, 4.100 euros sin impuestos.