2018/07/15

Césped apelmazado y con musgo
TERESA MOLERES
016_sorburu

Es necesario cortar regularmente la hierba para que se ramifique. Sin embargo, un corte demasiado bajo en tiempo seco hace que la hierba se deseque con facilidad. Por ese motivo, en verano es mejor que reglemos la cortacésped más alta que en primavera, a unos 5 ó 6 centímetros. Los desechos cortados que se dejen sobre el césped permitirán que la humedad se mantenga más tiempo, aportando al suelo sustancia nutritiva para ahorrar fertilizantes, aunque, eso sí, antes hay que conocer bien el terreno, porque puede resultar que los desechos formen una especie de fieltro con la hierba y las raíces apelmazadas que no deje pasar ni el agua ni los nutrientes hacia el suelo. Entonces se impone la escarificación, que ayuda a romper el fieltro y el musgo. El mes de setiembre es la mejor época para airear el suelo.

El musgo se forma cuando faltan fertilizantes y sol, y lo hace en los terrenos arcillosos mal drenados. Ahora bien, las máquinas utilizadas para impedir su crecimiento sirven de poco si no se eliminan las causas que lo originan. Un fertilizante demasiado rico favorece el desarrollo de las hojas en detrimento de las raíces resultando un césped más sensible a la sequedad, por lo que solo se abona en caso de suelos muy pobres, en terraplén o arenosos.

Los bordes sin hierba que dan un aspecto perfecto al camino se consiguen utilizando un cortabordes manual si los bordes a arreglar no son muy largos. Si el trabajo es mayor, habrá que optar por un cortabordes eléctrico, y para no tener que trabajar agachados, servirá un modelo con manga telescópica.

Para evitar que nos encontremos a la vuelta de vacaciones con el terreno agostado, es preciso que antes lo preparemos con un acolchado de cortes, ya que así soportará mejor la sequedad. Luego regaremos copiosamente sin fertilizar, para que la hierba no crezca de manera descontrolada. A la vuelta, tendremos que ir cortando el césped por etapas hasta llegar a la altura que deseamos. Primero le daremos un corte de un tercio de la altura total y luego esperaremos una semana entre corte y corte, hasta que llegue a vuestro gusto. Si, como resultado de vuestra ausencia, el césped está muy estropeado, un aporte de abono seguido de riego abundante hará que luzca bien de nuevo.