2018/07/29

Amphibio
LETICIA ORUE
018_44ten_amph

Parece ser que en el año 2100 la temperatura de la tierra aumentará en 3,2 grados, lo que provocará un aumento del nivel del mar que afectará a entre 0,5 y 3 mil millones de personas y sumergirá las megaciudades situadas en las zonas costeras. Diseñada para un futuro en el que la humanidad vive muy cerca del agua, ”Amphibio” es una prenda impresa en 3D que funciona como agalla y brinda comodidad diaria a las personas que pasan tanto tiempo en el agua como en la tierra. Creada por el diseñador y científico de materiales Jun Kamei, ”Amphibio” está hecho de un material hidrofóbico poroso especial que permite la respiración bajo el agua al reponer el oxígeno del agua circundante y disipar el dióxido de carbono que se acumula en el sistema. La tecnología se inspiró en los insectos acuáticos que sobreviven bajo el agua en virtud de una fina capa de aire atrapada en su superhidrofóbica superficie de la piel, que funciona como un gas de intercambio de agallas. Para soportar la respiración subacuática a escala humana, se requeriría una agalla con al menos 32 metros cuadrados para mantener nuestro consumo de oxígeno en el agua. A pesar de la connotación distópica de un mundo inundado, Kamei quiere proponer una visión más optimista de ese futuro, donde el ser humano podría vivir de manera anfibia gracias a estas agallas artificiales; un mundo donde los humanos tendrían una inmersión turística pacífica en la iglesia vecina, o una inmersión nocturna en las calles vivas. www.junkamei.com

 

Serie verde

Aunque hay una auténtica fiebre en torno a la cerámica que, como no podía ser de otra forma, también se extiende a los tiestos, a no todo el mundo le va la arcilla y derivados cuando de plantas se refiere. El último lanzamiento de Kekkilä, “The Green series” es una opción minimalista y elegante pensada para tener nuestras plantas perfectamente organizadas y en armonía con el resto del espacio, que ya se sabe que muchas veces las plantas hacen lo que quieren. La colección está compuesta por estanterías, cajas, escaleras y hasta luces, combinada en distintos tipos de estructuras perfectas tanto para plantas como para libros y todo tipo de objetos. La gracia de esta colección es que está específicamente pensada para combinar objetos y plantas, presentando estas últimas de una forma más ordenada. También es interesante la versatilidad y lo práctico de integrar luces en las distintas piezas. Ya no tenéis excusa. Y recordad: los cactus en verano y primavera se riegan dos veces al mes, en invierno y otoño apenas hace falta. www.pentagondesign.fi

 

Formas básicas

Hay veces en las que las formas básicas son las más potentes, o por lo menos, así lo opina la diseñadora canadiense Saleem Khattak. “Alto”, “Aura” y “Balance” son tres lámparas diseñadas para Archilume que siguen este principio. “Alto” recuerda un diamante cortado con su fuerte forma cónica superior y base transparente. Utilizando la «óptica de reflexión interna total» de Archilume, su brillo cálido y libre de deslumbramientos oscila entre un brillo total de 3000 grados Kelvin y una temperatura de color atenuada de 1800 grados Kelvin. Por su parte, “Balance” está inspirada en la Bauhaus y las esculturas de Joan Miró o Calder. www.archilume.com

 

DP-2

Tendiendo una interesante línea entre gadgets y elementos ornamentales, DP-2 es exactamente lo que imaginaríamos si nos pusiéramos a diseñar un accesorio que fuera también un complemento de moda. En un mercado que no cuenta con demasiadas variaciones en forma, los DP-2 pasan desapercibidos como si fueran pendientes pero están hechos para destacar discretamente, no nos confundamos. Estos dispositivos son un soplo de aire fresco de lo más elegante que funcionan de forma intuitiva y ofrecen prestaciones de lo más interesantes. www.dotcomcreation.net

 

Totomoxtle

El primer grano de maíz se plantó en México hace la friolera de 9.000 años. Desde entonces, en el país pueden encontrarse alrededor de 600 variedades distintas de mazorcas, cada una de ellas con su color, sabor y textura. Fascinado por esta amplísima variedad de posibilidades, el diseñador mexicano Fernando Laposse ha utilizado las mazorcas para fabricar una chapa de superficie a la que él llama totomoxtle, creada a partir de cáscaras de maíz nativas. Las cáscaras, naturalmente coloridas, se aplanan y se pegan a mano para construir y reforzar este tablero que puede ser usado en diversas aplicaciones, tanto para interiores como para muebles. Para crear la chapa de totomoxtle, Laposse calienta las cáscaras antes de pegarlas sobre su material de refuerzo. Además de crear un material sostenible, el proyecto también quiere llamar la atención sobre la rápida desaparición de muchas de estas variedades a causa de las nuevas genéticamente modificadas y controladas por la industria alimentaria. Laposse ha trabajado con comunidades indígenas granjeras con el objetivo de crear nuevos puestos de trabajo derivados de la fabricación de estas planchas que les permita tener independencia a la hora de elegir con qué maíz quieren alimentar a sus comunidades. www.fernandolaposse.com