2018/08/19

Disco
LETICIA ORUE
021_tendengufram

Con la estética disco como eje principal, la editora italiana de diseño Gufram ha invitado al estudio italiano Atelier Biagetti, los alemanes Rotganzen y los parisinos GGSV, para homenajear y actualizar “Linea Discoteca”, una extravagante colección que durante los años 70 fue la responsable de llenar de fantasía «aquellos espacios de libertad». El resultado incluye asientos inspirados en los asientos de discoteca tapizados de Gufram de aquella época, una serie de alfombras con diseños que se basan en la geometría de las pistas de baile y distintas mesas y gabinetes con bolas plateadas derretidas. Espectacular y un poquito surrealista. Por cierto, cuentan que la primera bola de estas salas de fiesta la inventó Abderramán III. En su palacio de Madinat al-Zahra, el gobernante construyó una piscina que llenó con mercurio y encima de esta colgó una perla gigante. Cuando venían visitas a su palacio, mandaba a sus esclavos remover el mercurio: saltaban destellos que se reflejaban en la perla, produciendo el mismo efecto de las bolas de luces de discoteca.

http://www.gufram.it/

Mimbre anodizado

Podría pasar por un taburete de mimbre cualquiera, pero detrás de “Anodised Wicker” se encuentra un complejo proceso, tanto de diseño como de producción, que persigue evocar el contraste entre el diseño antiguo y el nuevo. Tino Seubert ha trabajado con aluminio anodizado y mimbre tejido a mano para crear una colección de muebles que fusiona la sensación «clínica y precisa» del aluminio con la «calidez orgánica» del mimbre. «El aluminio casi se ve más preciso al lado del mimbre, mientras que la fibra se vuelve más orgánica al lado del aluminio», asegura Seubert. El alemán partió del encargo de explorar el contraste de lo viejo y lo nuevo, «lo clásico del diseño y lo recién llegado». Para ello, se ha inspirado en las obras tejidas del diseñador danés Børge Mogensen del siglo XX, muebles simples y altamente funcionales que implementaron con éxito artesanías tradicionales como el tejido de caña y junco en la producción en masa; y las esculturas de aluminio del artista estadounidense Donald Judd, que recogen materiales y procesos industriales nuevos y rudos y se convierten en piezas de arte; muebles y objetos para el entorno doméstico.

Aloft

El diseñador Hyeonil Jeong nos propone una curiosa forma de camuflar los altavoces con “Aloft”. Especialista en aportar soluciones de ahorro de espacio, pueden colocarse debajo de varias superficies gracias a un gancho que lo transforma en soporte. Especialmente útil en habitaciones pequeñas, en las que cada centímetro cuenta, el altavoz está diseñado para utilizar el espacio sobrante y “muerto” mientras se mezcla con el entorno gracias a un diseño limpio y agradable. Equipado con un sistema inalámbrico bluetooth y batería recargable, el estar encajado debajo de uno de estos elementos también ayuda a dirigir el sonido a nuestro gusto. https://hyeoniljeong.com/

Collection 0

Los impresionantes paisajes canadienses de la isla Fogo y suavidad de las praderas chinas son la inspiración de “Collection 0”, la presentación en sociedad del estudio afincado en Toronto Hi Thanks Bye. El dúo explora la relación entre sus raíces y su país de acogida en una colección minimalista que intenta «ofrecer una visión contemporánea y mestiza de qué entendemos por mobiliario en los distintos continentes». Las referencias asiáticas, presentes en siluetas y detalles, se amoldan a estructuras tubulares y casi gráficas, escuetas; pero que, sin embargo, aportan paz y profundidad gracias al verde profundo que hace de hilo conductor entre las piezas. El uso de texturas de la alfombra o los flecos de la lámpara le aportan vida y, como bromean sus creadores, «un cierto misterio oriental». https://www.hithanksbye.com/

La Bat-silla

Puede que, a primera vista, no nos venga a la cabeza la relación entre estas sillas y Batman, pero lo cierto es que la diseñadora francesa Constance Guisset se inspira en el justiciero de Gotham City para crear “BatChair” una silla apilable ligera y delicada, pero resistente y duradera al mismo tiempo.

Encaramado sobre una patas tubulares de acero de 18 milímetros, el respaldo y el asiento de la silla cuentan con tres líneas de plegado a lo largo de cada lado que crean una curva suave en forma de capa alrededor del marco tubular. Dice Guisset que la idea le vino al fijarse en el diseño aerodinámico de la máscara y la capa de Batman, por lo que «la silla parece volar, o bueno, por lo menos evocar el movimiento de una capa flotando». Fue fundamental diseñar con precisión los detalles de la parte posterior para conectarla el asiento y conseguir un diseño sólido a nivel estructural y visual. «La silla debe verse desde todos los ángulos», agrega Guisset. A diferencia del verdadero Batman, al que le gustan los colores bien oscuros y solo se atreve de vez en cuando con un poco de amarillo, la BatChair está disponible en 27 colores y también cuenta con una almohadilla de deslizamiento translúcida para proteger su superficie cuando está apilada. http://www.constanceguisset.com/