2018/09/02

Erreportajea
verano en Białowieża
en los bosques del pleistoceno

Hace ocho mil años, cuando el ser humano apenas acababa de salir de las cavernas, la mayor parte del continente europeo estaba cubierto por densos bosques. Con la llegada de la agricultura, los árboles empezaron a ser talados para ser convertidos en casas, barcos y conseguir tierra arable. El paisaje que vemos actualmente en casi toda Europa tiene a la mano del ser humano como artífice. Pero aislado en un margen del continente, entre la frontera de Polonia y Bielorrusia, existe un lugar que conserva todavía el estado natural de esos bosques primordiales. Se trata del bosque de Białowieża, un área protegida de casi 1.800 kilómetros cuadrados que desde 1979 es Patrimonio de la Humanidad.

Jordi Canal-Soler
1023_bialowesa04