2018/09/02

Mercedes Clase A, ahora en formato sedán
joseba Eizagirre
0902_motor_mercedes1

Tras el exitoso lanzamiento del Clase A, Mercedes-Benz continúa completando la familia de este compacto y ofrece ahora la carrocería de tres volúmenes o sedán, que será presentada en el Salón de París (del 4 al 14 de octubre), para llegar a nuestro mercado a finales de año.

El Clase A sedán es un modelo muy similar al CLA, pero todo parece indicar que será un modelo más «racional», ya que dispone de una gama de propulsores más asequible y su tamaño es algo más compacto (4,54 metros de longitud frente a los 4,63 del CLA). Pese a ello, la habitabilidad es mejor, ya que la caída posterior del techo no es tan pronunciada. Además, y aunque el maletero cubica 420 litros frente a los 470 del CLA, dispone de una gran boca de acceso que facilita la carga de bultos de gran tamaño.

El diseño frontal destaca por sus faros rasgados con elementos cromados y sus luces de circulación diurna en forma de antorcha, así como su parrilla de efecto diamante con una lama y, de manera opcional, los pasadores cromados.

En la zaga, y a diferencia de los estilizados pilotos del CLA, la mitad de las luces traseras se ubican ahora en el portón del maletero, lo que permite precisamente una boca de acceso más amplia. El modelo estará disponible en nuestro mercado con llantas de 17 a 19 pulgadas.

El habitáculo, por su parte, está situado en una posición muy atrasada e incorpora un salpicadero de aspecto muy deportivo, con doble pantalla digital (sin visera superior) para visualizar los controles tanto de conducción como los de infoentretenimiento. De manera opcional, se puede elegir la doble pantalla en tres configuraciones distintas; con dos visualizadores de 7 pulgadas; con un visualizador de 7 pulgadas y otro de 10,25; o con dos de 10,25 pulgadas.

Para el lanzamiento del modelo, la firma de la estrella tiene previsto comercializar la versión especial Edition 1, que se distingue por incorporar numerosos detalles de color cobre tanto en el exterior como en el interior. Asimismo, este sedán se venderá con el acabado deportivo AMG Line o el llamativo paquete Night.

En lo que se refiere a la gama de propulsores, la oferta inicial estará compuesta por un motor gasolina A 200 que entrega 163 caballos de potencia y consume 5,4 litros o un propulsor diésel A 180 d de 116 caballos de potencia y 4,3 litros de consumo declarado. Ambas mecánicas van asociadas a un cambio automático de doble embrague 7G-DCT y ofrecen la posibilidad de disponer de tracción integral 4MATIC.

Ayudas a la conducción. En cuanto a elementos de ayuda a la conducción, la dotación de serie es muy completa e incluye elementos de gamas superiores.

Así, podrá equipar el asistente activo de distancia Distronic, que forma parte del paquete de asistencia y puede adaptar la velocidad del vehículo al acercase a curvas, cruces o rotondas. A ello se añaden, entre otros elementos, el asistente activo de parada de emergencia y el asistente de cambio de carril involuntario.

Asimismo, podrá montar tecnologías reservadas hasta ahora al Clase S y que le permiten circular de forma semiautónoma en determinadas circunstancias.

También destacan las funciones de navegación basadas en la información transmitida de un vehículo a otro sobre circunstancias registradas por los sensores (Car-to-X-Communication), como una frenada de emergencia, la intervención del control de estabilidad o las comunicaciones manuales del sistema transmitidas por el conductor.

La producción del Clase A sedán se iniciará este año en las instalaciones del consorcio en Aguascalientes (México), mientras que, en 2019, dará comienzo la fabricación del modelo en la planta de Mercedes-Benz en Rastatt (Alemania).

 

Mercedes también trucó motores diésel

Lo que hace unos meses era una sospecha, ahora ya es oficial: el fabricante alemán Daimler-Benz, al igual que lo hiciera el grupo Volkswagen, también instaló en sus vehículos diésel un software no permitido para falsear las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx).

Ha sido el propio fabricante el que ha confirmado que revisará en Europa un total de 700.000 vehículos equipados con dicho dispositivo, después de que la Autoridad Federal del Transporte Motorizado de Alemania (KBA) ordenase la revisión ante las evidencias encontradas.

Los modelos afectados son los que están acogidos a la normativa Euro 6b, y entre ellos se encuentran la Vito con propulsor diésel de 1,6 litros y el Clase V con propulsor de 2,2 litros, ambos fabricados en la planta que la multinacional alemana tiene en Gasteiz (en la imagen).

Asimismo, la llamada a revisión de la compañía afecta también al Clase C con el propulsor 1.6 y a los ML, GL, GLE y GLS con la mecánica diésel de 3,0 litros. También se revisará el GLC con motor de 2,2 litros, mientras que no se descarta que existan otros modelos «adicionales» afectados por la revisión.

La compañía con sede en Stuttgart matiza que de los modelos envueltos en esta campaña solo están afectados unos periodos de producción específicos, por lo que avisará a los clientes cuyos vehículos necesiten la «actualización» del software, una operación que durará «cerca de una hora».

Daimler añade que próximamente pondrá en marcha una herramienta online que permitirá a los clientes comprobar de forma más sencilla si sus vehículos están afectados por esta campaña de revisión.