2018/12/02

Comisiones bancarias
BERTA GARCIA

Una novedosa sentencia de la Audiencia de Araba, pionera en Euskal Herria y en el Estado español, condena a una entidad bancaria a que cese en el cobro de dos euros de comisión por ingresos en efectivo –es decir, los que se efectúan en ventanilla– en cuenta ajena. Y es que hoy en día &discReturn;los bancos y cajas de ahorros cobran por cada trámite o hacen tratos con sus clientes para que estos les salgan “gratis”.

Según señala el letrado de la asociación vasca de personas consumidoras EKA-ACUV, encargado de la defensa de los reclamantes, la Audiencia de Araba mantiene en su argumentario que «el banco ya cobra una comisión de mantenimiento al titular de una cuenta corriente por el servicio de caja básico, que incluye los ingresos en efectivo por parte de terceras personas. Por tanto, es ilegal que cobre una comisión a esas terceras personas, a quienes no presta ningún servicio porque ya se lo está prestando a su cliente. Y no se puede cobrar dos veces, o a dos personas distintas, por un único servicio». (*)

Este tipo de prácticas es utilizado por muchos bancos, que alegan a su favor que se trata de una medida disuasoria asegurando que, con esta comisión claramente abusiva, el cliente opte para realizar sus ingresos por otras alternativas que no sea la de la ventanilla. De hecho, limitan estas operaciones a un día por semana y con escasas horas de atención.

De entrada, es una muy buena noticia para los y las consumidoras, aunque con algún “pero”. Y es que la banca, además de persistente a la hora de alargar las devoluciones, también tiene otros recursos. Así que bien informada por los últimos acontecimientos en el Tribunal Supremo y su bochornosa decisión de penalizar al más débil, como recientemente ha ocurrido en el caso de las hipotecas, amaga apelando de nuevo a tan alta instancia. Un desequilibrio flagrante si lo pensamos bien, porque si el resto de las personas dejamos sin pagar a Hacienda, Tráfico o a cualquier empresa de luz y gas nos castigan con penalizaciones, embargos y recargos por demora. Por algo pintan a la Justicia con un velo en los ojos.

(* Fuente: www.eka.org)