2018/12/02

«Doubles vies»
MIKEL INSAUSTI
036_30zinema

En el pasado, un cineasta se dedicaba a hacer películas y no se preocupaba por el futuro de su profesión, algo que ha cambiado de un tiempo a esta parte, y el mejor ejemplo de autor cinematográfico dedicado a analizar la situación actual del audiovisual con respecto a quienes trabajan en el medio es, sin duda, Olivier Assayas. No hay más que ver su aspecto de eterno joven realizador que no parece envejecer a sus 63 años de edad, para comprender que se mantiene siempre al filo de la modernidad, mediante un permanente diálogo entre el clasicismo del arte y la vanguardia tecnológica. Lo más curioso de todo es que nunca acaba de tomar partido en sus obras, ya que prefiere brindarse a sí mismo y a los demás las herramientas para el debate sobre la influencia de la tecnología en nuestras vidas y en nuestro comportamiento diario, incluyendo la vertiente creativa, que es la que más le interesa.

Assayas sigue creyendo en el cine que se hace para ser visto en pantalla grande. Como quiera que presenta sus películas en los festivales internacionales punteros, cuando acude a ellos le toca responder sobre el contencioso de Netfilx y otros similares. Esta vez viajó a la Mostra de Venecia con “Doubles vies” (2018), después de ganar el premio a la Mejor Dirección en Cannes con “Personal Shopper” (2016). No visitaba el certamen italiano desde que allí ganara el premio al Mejor Guion con “Después de mayo” (2012). En medio había conseguido un César de Mejor Actriz Secundaria para Kristen Stewart por “Viaje a Sils Maria” (2014). Parece como si tanto reconocimiento diera una mayor credibilidad a sus respuestas y, al ser interpelado directamente acerca de la polémica suscitada por el mexicano Alfonso Cuarón, se posicionó a favor de ver su película “Roma” en las salas de proyección antes que en la plataforma digital.

En esas entrevistas también se desmarcó de la creciente dependencia de los contratos televisivos, no siendo favorable a trabajar para series o para largometrajes digitales sin distribución cinematográfica. La primera prueba de la firmeza de dichos principios le va a llegar de la mano de su próximo salto a Hollywood con un par de proyectos prometedores: el primero es “Idol’s Eye”, protagonizado por Sylvester Stallone, Robert Pattinson y Rachel Weisz; y el segundo “Wasp Network”, que tendrá un reparto latino formado por Gael García Bernal, Pedro Pascal, Edgar Ramírez, Penélope Cruz y Wagner Moura.

“Doubles vies” se iba a titular inicialmente “E-Book”, y a nosotros nos llegará definitivamente como “Non-Fiction”. Los tres son títulos más que justificados, porque en las largas conversaciones que mantienen un editor (Guillaume Canet), su amigo escritor (Vincent Macaigne) y su pareja que es actriz (Juliette Binoche), se habla de que hoy en día todo el mundo se cree el autor de su vida, por eso prefieren ser creadores a través de las redes o de lo que sea en lugar de espectadores de la cultura o la obra ajena. Con respecto al libro electrónico se dijo que iba a sustituir al de papel, cosa que no ha ocurrido. La historia se repite, porque lo mismo sucedió con el CD y el vinilo. Y la última denominación atañe a la corriente metalingüística que se impone por encima de las barreras genéricas, confluyendo en una especie de docuficción en la que los actores y actrices parecen interpretarse a sí mismos como si las opiniones que van desgranando fueran realmente suyas.

Para la estructura de su película, Assayas dice haberse inspirado en “El árbol, el alcalde y la mediateca” (1993) de Eric Rohmer, en cuanto ejemplo de obra que analiza la coyuntura social y política de su tiempo. Una elección que provoca en el espectador la sensación de estar viendo una comedia dialéctica de Woody Allen parodiando el cine de Bergman, solo que con unos contenidos más del momento.

Teknologiaren eragina

63 urte izanagatik ere, Olivier Assayas modernitatearen ertzean mantentzea lortzen duen zinemagile horietako bat da. «Doubles vies» filmarekin dator laster gure zinema aretoetara eta bertan, ohi duen bezala, teknologiak eguneroko bizimoduan duen eraginari buruzko eztabaidarako tresnak ematen dizkigu oraingoan ere.