2019/02/10

Night Beats
GOTZON URIBE
046_31musika

Liderado por Danny Lee Blackwell, “Myth Of A Man” es el cuarto álbum de estudio de Night Beats y el segundo para el sello Heavenly Recordings, tras el lanzamiento de “Who Sold My Generation” en 2016. Si bien Blackwell siempre se ha alimentado del legado musical procedente de sus raíces en Texas, influenciando por Roky Erickson y The 13th Floor Elevators, The Red Krayola o The Black Angels –allanando el camino del rock psicodélico de sus anteriores trabajos–, su nuevo disco le ha llevado esta vez a la ciudad de Nashville. Fue allí donde trabajó con el eminente Dan Auerbach y con numerosos músicos de sesión de primer nivel –intérpretes que han colaborado con artistas como Aretha Franklin o el propio Elvis Presley– en un ambiente relajado en el que Backwell se sintió un privilegiado.

El álbum se mantiene del lado de los clásicos, inyectando menos psicodelia aquí que en “Sonic Bloom” (2013) y “Who Sold My Generation” (2016) y recalibrando las canciones. Es el mismo libro, solo que con un capítulo diferente. El ritmo del órgano y las doce cuerdas de sus guitarras en el tema “Her Cold Cold Heart” evocan el sentimiento hipnótico que ofrecen los amores tóxicos y el espíritu de Bill Withers fluye a través de la guitarra acústica mientras una mezcla luminosa empapa “I Wonder”.

Por su parte, las baladas recortadas como “Footprints” y “Too Young To Pray” recuerdan la imaginativa psicodelia vaquera de su compatriota tejano Lee Hazlewood. “Let Me Guess”, con su riff y su órgano al estilo de The 13th Floor Elevators, aseguran que el sonido ostentoso que conocemos y amamos está vivo; “One Thing”, una canción sobre el uso y abuso del consumo de drogas, se va trazando a través de un montón de guitarras difusas. Escrito durante un período particularmente destructivo de la banda, el álbum está poblado de ángeles caídos, vagabundos que chupan la sangre y amantes vengativos, esbozos de gente con los que la banda se ha encontrado durante su travesía a través del underground. Pero el personaje más presente es Blackwell, él mismo: «El mito de un hombre se puede resumir como una muestra personal de vulnerabilidad y conciencia culpable», explica.

Homenajeando el álbum clásico de Sam Cooke, Night Beats comenzó como una pieza doble en 2009 después de que Blackwell y James Traeger se mudaran de Texas a Seattle y ficharan por el sello Trouble in Mind Records de Chicago (Ty Segall, Fresh y Onlys, Hex Dispensers), donde lanzaron su álbum de debut. También estuvo implicado en su desarrollo como grupo y dentro de la escena del rock psicodélico el sello californiano Burger Records. Desde entonces se han convertido en una banda apreciada dentro del género.

CD AIPAGARRIA

Charlene Soraia

“Where’s My Tribe” • Peacefrog, 2018 • Rock-pop

Acompañada por una sola guitarra, Charlene Soraia nos trae “Where’s My Tribe”; una voz y un instrumento con los que presenta diez canciones afiladas. Grabado por ella misma en su apartamento del sur de Londres, sin ediciones, sin autoajuste y, sobre todo, en una sola toma, “Where’s My Tribe” es un álbum de belleza simple y cruda. Con títulos de canciones como “Beautiful People”, “Tragic Youth” y “Now You Are With Her” resalta la soledad que acecha en el corazón vacío de nuestro mundo hiperconectado, persiguiendo amigos y dragones reales e imaginarios. Realizado de madrugada, en “Tragic Youth” sintetiza los fantasmas del pasado que son exorcizados y consignados a la historia, acompañados de una voz que se desliza como un velo sobre un tapiz de ritmos de guitarra.