2019/05/12

Weyes Blood
GOTZON URIBE
059_musika2

Bajo el nombre de Weyes Blood se encuentra la artista Natalie Mering. Su nuevo disco, “Titanic Rising”, es un espléndido trabajo a través del cual ha diseñado su propio universo para navegar por los misterios de la vida. Maniobrando en un continuo espacio-tiempo, desempeña el papel de una melancólica antropóloga melódica.

La cantante y compositora californiana explica la expansiva intencionalidad del álbum: «Un disco es como un cubo de Rubik. A veces se obtienen todas las dimensiones: la letra, la melodía, la producción... para alinearse todas ellas. Intento mirar al futuro y al pasado a partes iguales, algo que a menudo resulta una alquimia difícil».

Por más que pueda parecer un álbum conceptual también es un ejercicio de estilo centrado en una especie de realismo, en ocasiones mágico. Aquí, la grandiosidad cinematográfica de fondo del tema “A Lot's Gonna Change” coexiste con gracia con la canción que da título al disco.

“Titanic Rising”, escrito y grabado durante la primera mitad de 2018, es la culminación de tres álbumes y años de giras. La artista de Los Ángeles ha estado forjando su personalidad y un camino que le está dando frutos. La líder de Weyes Blood creció cantando en diferentes coros, siendo la música clásica un pilar fundamental en su formación como compositora. Entre sus referencias aparecen el jazz de Hoagy Carmichael mezclado con el ingenioso misticismo de Alejandro Jodorowsky. «La creencia es algo que todos los humanos necesitan. Los mitos compartidos son parte de nuestra psicología y supervivencia. Ahora tenemos una extraña mezcla de capitalismo, cine y ciencia. Ha habido momentos en los que me he sentido existencial y perdida», confiesa Mering.

Cuando era niña, llenó ese vacío con la película “Titanic”. «Fue diseñada para niñas pequeñas y tenía su propia mitología», explica Mering, que comparte la opinión de que el exitoso romance que mantenían en el filme Leonardo DiCaprio y Kate Winslet planteaba, en realidad, una historia sobre la pérdida de la arrogancia del hombre. También puede resultar simbólico que el Titanic se estrellase contra un iceberg y, ahora que el iceberg se está derritiendo, la civilización se hunde. Hoy en día, esta arrogancia se extiende a la implacable adopción de la tecnología.

La canción “Movies” marca otra epifanía en el disco relacionada con el Titanic, esa en la que se observa cómo las películas han estado lavando el cerebro a las personas y sus ideas sobre el amor romántico. Con ese fin, Mering se ha convertido en una experta en deconstruir la intimidad. Barrido y cargado de cuerdas es como presenta el tema “Andrómeda” que parece diseñado para fibrilar corazones. En definitiva, Weyes Blood publica un disco arrebatador.

CD AIPAGARRIA

 

Rozi Plain

“What a Boost” • Memphis Industries, 2019 • Pop

Rozi Plain lanza su nuevo trabajo de producción propia. El álbum de diez canciones fue autoproducido con la ayuda de una larga lista de amigos, incluyendo a Kate Stables, Jamie Whitby Coles, Neil Smith, Chris Cohen, Joel Wästberg y Sam Amidon. Plain ha estado componiendo desde que a los 13 años su hermano le enseñó algunos acordes para tocar la guitarra. Criada en Winchester, pasó algunos años estudiando arte y pintando barcos en Bristol, donde comenzó a colaborar con sus colaboradores, entre ellos, Kate Stables y Rachael Dadd, formando parte de una próspera escena local. Ahí fue donde Rozi comenzó a destacar. Cada una de sus nuevas canciones transitan por un pop deliciosamente triste y hermoso, lleno de armonías desgarradoras salpicadas de florituras instrumentales.