2019/06/09

The DeskTech
LETICIA ORUE
063_ten_kg

Primera consideración: los objetos que tenemos en nuestra mesa de trabajo dicen mucho más de nosotros de lo que nos imaginamos. Segunda consideración: ¿alguien sabe la pinta que tiene realmente el kilogramo original que representa a todos los kilogramos del mundo? El auténtico, el verdadero, se encuentra encerrado bajo la triple bóveda del Bureau International des Poids et Mesures (BIPM) en Sevres (París), que es la oficina encargada de comparar las distintas medidas entre los continentes. Esta referencia es una pequeña barra de aluminio e iridio, con forma de cilindro y que pesa exactamente un kilogramo. “The DeskTech” es precisamente un homenaje al kilogramo y, como su referente, está encerrado en una cúpula de cristal. A diferencia del original, es una pequeña barra de tungsteno de forma cilíndrica que pesa lo mismo. Además de ser decorativo y aportar un toque tech-nerd a nuestro espacio de trabajo, resulta sorprendente que un objeto tan pequeño pueda tener una densidad de peso tan elevada, ya que el tungsteno es el séptimo metal más pesado del mundo. Como complemento a esta curiosa historia, añadir que en 1983 la comunidad científica decidió transformar el kilogramo original ya que su volatilidad lo hacía frágil.

 

Valle

El paisaje del valle de Catamarca en Argentina surge como desafío estético a las siluetas y ondulaciones de los espacios que descansan al pie de la cordillera de los Andes. Allí crece el simbol, la fibra silvestre protagonista de este ejercicio de cestería contemporánea denominado “Valle” y liderado por Cristian Mohaded para la marca de iluminación Minimo. El simbol es una fibra vegetal que crece generalmente a lo largo de las orillas de los ríos de los valles Calchaquíes y en las ruinas de Quilmes y Tolomoye, en el noroeste argentino. Crece durante todo el año, pero es principalmente en otoño e invierno cuando se recolectan las fibras de mejor calidad. Así describe Mohaded la colección: «Atrapar el paisaje en la forma, un acto que nos enfrenta a la simplicidad y honestidad brutal del material con líneas suaves como si se formaran de la erosión. Después de obtener una visión completa del material: su origen, alma, comportamiento, elasticidad y color, nace ‘Valle’». La familia está compuesta por piezas de suelo y techo disponibles en distintos colores, tamaños y acabados. www.minimo.com.ar

 

Vlinder Sofa

Esta nueva incorporación a la familia Vitra es la suma de la experiencia de Hella Jongerius, directora artística de colores y de materiales de Vitra, y el saber hacer de los ingenieros y artesanos textiles de la compañía suiza. “Vlinder” cuestiona las reglas de la tapicería con un cobertor cuyos colores, motivos y texturas aportan profundidad al tejido intentando transmitir la sensación de sofá tridimensional. El truco radica en cómo la combinación de elementos crea un patrón coreográfico penetrante y denso. Jongerius lo define como «un sofá de alta costura que combina el espíritu humano de la artesanía con las enormes posibilidades de la tecnología digital».www.jongeriuslab.com

 

 

Las alcantarillas japonesas

Todo comenzó en la década de los 80. Japón debía modernizar la red de alcantarillado en toda la zona rural y los municipios, debido al elevado coste que suponía cofinanciar la infraestructura, no estaban lo que se dice por la labor. Hasta que un funcionario llegó con una propuesta que consiguió contentar a ambas partes: cada pueblo podría elegir y decorar sus propias alcantarillas. Puede parecer una tontería, pero los lugareños se lo tomaron muy a pecho ya que les permitía mostrar orgullosos su buen gusto y lo bonitas que eran sus alcantarillas. Así que lo que empezó como un problema, se convirtió en un auténtico fenómeno que se recoge en el libro “Drainspotting”, editado por Remo Camerota. Para terminar esta bella historia, comentar que quien quiera saber más puede dirigirse a la Sociedad de Tapas de Alcantarilla de Japón consultar consultar el flickr del fotógrafo S. Morita.

 

Aprendices de Marie Kondo

Si sois de los que ordenáis al batiburrillo metiéndolo todo en los cajones para que no se vea el caos o queréis iniciar a alguien en el apasionante mundo del marujeo, “Training Dresser” puede ser una solución de lo más interesante. Bien pensada, pero sobre todo, bien hecha, esta cómoda es perfecta para niños, porque les enseña a ordenar las cosas por familias, pero también para mayores, ya que es una pieza divertida, práctica y visual. Está fabricada en madera y lacada en blanco, para que quede bien en cualquier sitio. www.peterbristol.net