Ramón SOLA

La Fiscalía del TS plantea volver a juzgar Bateragune; la AN dice no dos veces

Dos años después de que Europa dictaminara injusta la condena, la Fiscalía del Supremo ha hecho una solicitud insólita: repetir el juicio de Bateragune. Poco después se ha conocido que la AN lo rechaza por segunda vez... y con aval del Ministerio Público.

Juicio_bateragune
Otegi y sus compañeros, en el juicio de la AN de 2011.

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha presentado un escrito en el que plantea volver a repetir el juicio contra Arnaldo Otegi y sus compañeros, por el que ya cumplieron condenas de hasta seis años y medio de cárcel. La petición resulta muy sorprendente porque se produce después de la declaración de la condena como injusta por Estrasburgo, de la anulación consiguiente por parte del propio Supremo y de la certificación añadida por la Audiencia Nacional de que no hay opción de repetir la vista oral.

Este último elemento es el más reciente y revelador a estas alturas. Como publicó NAIZ el pasado 20 de octubre, la Audiencia Nacional rechazó la petición de AVT-Verde Esperanza para volver a sentar en el banquillo a Otegi y los otros acusados, seis de los cuales terminaron condenados y purgaron las penas de prisión hasta el último día.

Pero hay una novedad añadida, este mismo miércoles, que adelanta NAIZ. Justo después de trascender la posición fiscal en el Supremo, la defensa de los líderes independentistas ha recibido la notificación de que la AN ha reiterado su rechazo a un nuevo juicio. Ha desestimado el recurso presentado por AVT-Verde Esperanza, en una resolución que firma el mismo tribunal anterior, nada «sospechoso» políticamente: Angela Murillo, Teresa Palacios y Juan Francisco Martel.

La Audiencia Nacional expone ante la petición de AVT-Verde Esperanza que «no ha lugar» a repetir el juicio porque, entre otras cosas, «ni en las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ni en la recientemente dictada en revisión por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se ordena la celebración del nuevo juicio, con composición personal diferente del tribunal juzgador».

Lo hace, además, con el aval de la Fiscalía de la Audiencia Nacional en ambas ocasiones, por lo que aflora una contradicción flagrante entre la posición del Ministerio Público en el Supremo y la que tiene en el tribunal especial.

Marchena y Vox

¿Qué ha ocurrido en el Supremo? Ha sido una maniobra de Manuel Marchena, presidente de la Sala Segunda y protagonista ya de la sentencia contra los líderes independentistas catalanes, la que ha abierto la puerta a un nuevo juicio dando opción a las partes personadas en el caso para que valoren la situación actual tras la anulación de la condena.

A este paso extraño le ha sucedido la acción aún más insólita de la Fiscalía, que contrariamente a lo manifestado en la Audiencia Nacional en esta instancia se muestra partidaria de volver a sentar a los artífices del cambio de ciclo en el banquillo de los acusados. Todo ello nueve años después de la condena y con las penas cumplidas.

La noticia, por cierto, ha sido difundida por Vox, con notable satisfacción.

El informe de la fiscal tiene apenas cinco folios, cuatro de ellos con meros antecedentes, y en el último argumenta que la anulación europea es fruto de un mero «defecto procesal» que «no puede convertirse en una exención penal».

Por lo tanto, ahora la sala de casación del Supremo deliberará si se celebra o no un nuevo juicio. Si así lo determinara, no solo se enfrentaría a la realidad de los hechos consumados (las condenas está cumplidas), sino también al dictamen del Tribunal Europeo y al criterio fijado –y ahora reiterado– por la Audiencia Nacional.