NAIZ

Se disparan las descargas de Signal ante la nueva política de WhatsApp

Este principio de año está resultando muy movido para WhatsApp. Sus usuarios están empezando a migrar a otras plataformas de mensajería instantánea como Telegram pero, sobre todo, Signal debido a sus cambios de su política de privacidad.

Un usuario actualiza su aplicación de WhatsAPP en Mumbai. (Indranil MUKHERJEE / AFP)
Un usuario actualiza su aplicación de WhatsApp en Mumbai. (Indranil MUKHERJEE / AFP)

Los usuarios de la aplicación de mensajería instantánea por excelencia, WhatsApp, están recibiendo un aviso en sus dispositivos indicándoles que para continuar utilizando el servicio es necesario aceptar la nueva política de privacidad antes del 8 de febrero. Unas nuevas condiciones que han provocado dudas entre los usuarios porque, entre otros asuntos, están enfocadas a permitir a Facebook compartir y utilizar los datos de WhatsApp.

En el caso de los países de la Unión Europea, la aplicación de la GDPR, aprobada en mayo del 2018, impide a Facebook compartir los datos recopilados por WhatsApp para su interés; eso sí, habrá que dar el consentimiento a la nueva normativa para seguir utilizando la aplicación.

Lo cierto es que, a raíz de este cambio, la aplicación de mensajería segura Signal ha pasado a situarse a la cabeza de las descargas en las plataformas Apple Store y Google Play en varios países. Numerosos usuarios de WhatsApp han expresado en las redes sociales su intención de recurrir a su competidor Signal, como ha hecho el emblemático jefe de Tesla, Elon Musk.

Un tuit de Musk muy escueto, a la par que claro («Usa Signal») abrió la veda la semana pasada y, a partir de entonces, la aplicación gratuita está en el top de las descargas en India, Alemania, Estado francés e incluso Hong Kong, como ha anunciado al propia Signal en Twitter.

Musk: «Usa Signal»

Para ganarse a sus nuevos usuarios, Signal incluso ha publicado un tutorial para ayudarles a importar fácilmente sus grupos desde la otra aplicación de mensajería.

Tanto es así que la afluencia de nuevas conexiones provocó algunos problemas técnicos entre el jueves y el viernes. «Los códigos de verificación están actualmente retrasados ​​(...) porque mucha gente nueva está tratando de unirse a Signal», ha explicado la compañía.

Lanzada en 2014, Signal es considerada por los especialistas como una de las aplicaciones de mensajería más seguras del mercado gracias, en particular, a su capacidad para encriptar mensajes de extremo a extremo o llamadas de audio y de video. Su protocolo de seguridad tampoco guarda metadatos de a quién se envían mensajes, ni tampoco hay copias de seguridad en la nube sin cifrar como sí hace WhatsApp en ambos casos. Además, es de código abierto, a diferencia de WhatsApp, de manera que es posible descubrir las posibles vulnerabilidades mucho más rápido.

Todo ello le ha llevado al punto de popularizarse rápidamente entre especialistas y periodistas, en particular gracias al apoyo público que ha recibido de Edward Snowden, en el origen de las revelaciones sobre los procesos del servicio secreto estadounidense para monitorear las telecomunicaciones.

Signal fue fundada en 2013, y desde 2017 tiene el apoyo de Brian Acton, uno de los cofundadores de WhatsApp, que ha aportado 50 millones de dólares para el desarrollo de la app tras la encarnizada batalla que tuvo con Facebook por la seguridad de WhatsApp.

En febrero del año pasado, la Comisión Europea incluso la recomendó a sus equipos, en particular para asegurar los intercambios con personas ajenas a la organización. De hecho, WhatsApp no es segura y no solo por su política de privacidad, sino porque, a través de sus múltiples vulnerabilidades ha sido posible hackear a cientos de personalidades importantes del mundo, incluyendo a políticos, diplomáticos, o al propio Jeff Bezos. Por tanto, ahora la Comisión Europea ha prohibido su uso.

No en Europa

WhatsApp ha estado bajo fuego cruzado desde el pasado jueves, cuando pidió a sus cerca de dos mil millones de usuarios que aceptaran los nuevos términos de servicio, gracias a los cuales comparte más datos con su empresa matriz Facebook. Los usuarios que rechacen los nuevos términos ya no podrán acceder a su cuenta a partir del 8 de febrero.

El grupo busca monetizar su plataforma permitiendo a los anunciantes contactar con sus clientes a través de WhatsApp, o incluso vender sus productos directamente allí, como ya es el caso en India.

Según la compañía, los datos que se pueden compartir entre WhatsApp y el ecosistema de aplicaciones de Facebook (incluidos Instagram y Messenger) incluyen contactos e información de perfil, con la excepción del contenido del mensaje que permanece encriptado.

Pero las nuevas condiciones no son las mismas Unión Europea y en el resto del mundo. En el caso de la UE e Inglaterra, los datos se utilizarán para ampliar la funcionalidad ofrecida a las cuentas de WhatsApp Business, según dijo la compañía a agencia AFP. ¿Eso qué significa exactamente?

Los usuarios de países miembros de la Unión Europea utilizan la app de WhatsApp Ireland Limited y no la de WhatsApp LLC; al ser empresas separadas, cada una se rige por las normas de esa región. Las condiciones de uso de WhatsApp en la Unión Europea indican lo siguiente: «Actualmente, Facebook no usa la información de tu cuenta de WhatsApp para mejorar las experiencias con los productos de Facebook ni proporcionarte anuncios más relevantes en la plataforma. Este es el resultado de las conversaciones que se mantuvieron con la Comisión de Protección de Datos de Irlanda y otras autoridades de protección de datos de Europa», indica la empresa.

Facebook lleva meses, como el resto de ‘Gafam’ (Google, Apple, Amazon, Microsoft), en el punto de mira de las autoridades europeas y estadounidenses, que acusan a estos conglomerados del nuevo milenio de prácticas consideradas anticompetitivas.

Pese a todo, quien no se fíe, porque puede pasar de que los nuevos términos y condiciones de WhatsApp vayan a cambiar también en Europa en un futuro, tiene también la opción de migrar a otra plataforma de mensajería como Telegram. Actualmente, esta aplicación cuenta con alrededor de 400.000.000 de usuarios.

La mensajería de Telegram tiene opciones que permiten elegir si almacenar los mensajes en la nube, o tener conversaciones secretas que solo se mantendrán en el dispositivo móvil.

La nube de almacenamiento de esta aplicación se sincroniza constantemente. De esta forma, los mensajes estarán disponibles desde múltiples dispositivos, otra de las ventajas de esta plataforma. Telegram cuenta con chats secretos especiales con cifrado end-to-end, que no dejan huellas en los servidores, permiten la autodestrucción de mensajes y no tienen la opción de reenvío. Este tipo de mensajes no forman parte de la nube.