Imanol  Intziarte

Seis Naciones 2021; la certeza de las burbujas y la incógnita del champán

Tras muchas dudas, dimes y diretes, finalmente el Seis Naciones tiene luz verde y arrancará este fin de semana. Los jugadores vivirán aislados durante dos meses por culpa de la pandemia. Inglaterra, y por detrás Francia, parten como principales aspirantes al título.

Eddie Jones dirige un entrenamiento de la selección de Inglaterra. (ADRIAN DENNIS / AFP)
Eddie Jones dirige un entrenamiento de la selección de Inglaterra. (ADRIAN DENNIS / AFP)

Si no quieres taza, toma taza y media. Hace un par de meses que terminó la Autumn Nations Cup, que a su vez dio continuidad a un Seis Naciones 2020 que se finiquitó en otoño, y este fin de semana ya nos topamos con un nuevo Seis Naciones que arranca en sus fechas tradicionales. Ya veremos cuándo y cómo acaba. Imposible hacer predicciones, con esto del virus y una cepa inglesa que amenaza especialmente a una competición en la que el 66% de sus participantes proceden de las Islas Británicas.

La solución ha sido aislar a cada combinado en una burbuja sanitaria. Con la excepción de los días de partido, del hotel al campo de entrenamiento, del campo de entrenamiento al hotel, con dos o tres pruebas por semana para detectar la presencia del covid. Así durante dos meses. Ello ha hecho que algunos jugadores hayan preferido no participar, priorizando poder estar con sus familias durante ese tiempo. No es el mejor caldo de cultivo para esperar un rugby fresco, alegre y espectacular, el afamado champán. 

Bajas y novedades al margen, parece que las jerarquías están bastante definidas, si nos atenemos a los resultados más recientes. Inglaterra parte como macho alfa de la manada, no en vano viene de alzar los dos trofeos más recientes. La receta de Eddie Jones es conocida, mucha presencia física, pateadores que ponen balones quirúrgicos para presionar en campo rival, velocidad en los costados… Poco fuego de artificio y mucha efectividad.

Mirando a Twickenham

Inglaterra ganó, sí, pero notó en su nuca el aliento de Francia. Ambas escuadras terminaron empatadas a puntos en el Seis Naciones, mientras que la Nations Cup se decidió en la prórroga, y eso que ‘les bleus’ presentaron a su unidad B. Las huestes de Galthié ilusionan, y ganar ‘Le Tournoi’ –algo que no logran desde 2010– daría un empujón al trabajo que se está haciendo con vistas al Mundial de 2023, en el que serán anfitriones. El duelo entre los dos máximos aspirantes tendrá lugar en la Catedral de Twickenham en la cuarta jornada.

Para abrir boca, ambos arrancan este sábado con dos partidos a priori asequibles. Francia visita a Italia a las 15.15 –con los labortanos Charles Ollivon y Teddy Thomas como titulares–, mientras que Inglaterra recibe a Escocia a las 17.45.  La ‘squadra azzurra’, entre ausencias de diversa índole y retiradas –ya no está Parisse– afronta un periodo de renovación cuando va a cumplir seis años de su último partido ganado, el 28 de febrero de 2015 en campo de Escocia.

Por su parte, los caledonios dejaron por detrás el año pasado tanto a italianos como a galeses, ganando además tres partidos, para sorpresa-alivio-satisfacción de sus sufridos seguidores. La salud y el rendimiento de jugadores como Jonny Gray, Finn Russell –ya reconciliado con el seleccionador Gregor Towsend–  o Stuart Hogg será otra vez determinante en un combinado que suele estar escaso de recambios de garantía.  

Los dragones solo pueden mejorar

Cierran la jornada inaugural Gales e Irlanda, el domingo a las 16.00. Tras su Grand Slam de 2019, los dragones vienen de firmar un lamentable 2020,  en el que solo fueron capaces de doblegar a Italia –dos veces– y Georgia, mientras que perdieron los seis encuentros restantes. Este primer choque, en Cardiff y ante un rival como los de verde, puede marcar el devenir del conjunto que dirige Wayne Pivac, con nombres contrastados –Biggar, Davies, Faletau, Halfpenny, Alun Wyn Jones, North, Typuric, Navidi, Liam Williams…– de los que se espera un rendimiento superior.

Irlanda no se desprende de sus clásicos, ahí siguen Conor Murray y Johnny Sexton como 9 y 10, lo que para muchos analistas supone el principal talón de Aquiles. Los del trébol son el tercero en discordia, pero no dan la sensación de poder dar el susto a Inglaterra y Francia. Eso sí, ambos favoritos tienen que pasar por Dublín, así que por ese lado el calendario sonríe a los de verde.  

Las chicas, en abril

Lo que no va a arrancar este fin de semana son los torneos en su categoría femenina y sub-20, ambos aplazados a causa de la pandemia. Las chicas jugarán en abril «en un nuevo formato condensado, similar al de la Nations Cup». Los seis equipos se dividirán en dos grupos. En el A estarán Inglaterra, Italia y Escocia, mientras que formarán parte del grupo B Francia, Irlanda y Gales. Se jugará una liguilla a una vuelta –tres jornadas– y las campeonas de cada grupo disputarán una final por el título, las segundas lo harán por la tercera plaza global y las terceras tratarán de esquivar la última posición.

Por su parte, el Seis Naciones sub-20 se jugará en junio, en las mismas fechas en las que se iba a disputar el Mundial, que ha sido suspendido.