Ion Salgado

El LABI acuerda la apertura de la movilidad en la CAV desde el martes

El LABI ha acordado la apertura de la movilidad entre los tres herrialdes de la CAV a partir del martes. «Con la tasa de incidencia actual y la movilidad intermunicipal que existe de facto, esta medida no resulta necesaria en este momento», ha manifestado el lehendakari Urkullu.

Cotroles en las inmediaciones de Orio. (FOKU)
Cotroles en las inmediaciones de Orio. (Gorka RUBIO/FOKU)

Los residentes en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa volverán a poder desplazarse sin limitaciones dentro de la CAV desde el próximo martes al haberse constatado una mejoría en la situación epidemiológica, lo que permite aligerar algo las restricciones vigentes.

Esta es una de las decisiones del consejo asesor del Plan de Protección Civil de la CAV (LABI) que, presidido por el lehendakari Iñigo Urkullu, se ha reunido este viernes en Gasteiz para analizar la evolución de la pandemia.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Urkullu ha señalado que, «con la tasa de incidencia actual y la movilidad intermunicipal que existe de facto, esta medida no resulta necesaria en este momento».

No obstante, ha advertido de que «no es todavía el momento de una desescalada, sino de la máxima cautela». «Nos encontramos en un momento crítico y la evolución de las próximas semanas será determinante» ha apuntado.

«En este contexto, hemos considerado que lo prudente es prolongar las medidas hasta encontrarnos en una situación epidemiológica más estable y de mayor certidumbre», ha añadido, aunque ha anunciado que el nuevo decreto incorporará «ajustes y mejoras puntuales en distintos artículos».

«Así, por ejemplo, se elimina la referencia a la tasa de incidencia acumulada superior a 500 para determinar restricciones por localidad», ha apuntado, y ha aseverado que «se ha tenido en cuenta que, en este momento, no hay prácticamente localidades por encima de este registro».

Además, Lakua incorporará una resolución para regular el desarrollo de las Ofertas Públicas de Empleo o las actividades de tiempo libre, que serán concretadas en el decreto. Este se publicará el lunes y entrará en vigor el martes, un día después del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

El propio lehendakari de Lakua ha reconocido que se ha decidido prolongar hasta el martes el cierre perimetral municipal porque les «preocupa» la movilidad «excesiva que pudiera darse», así como el «agrupamiento excesivo de personas» en las 118 movilizaciones que están previstas en diferentes puntos de la CAV.

Próxima cita, dentro de 20 días

Urkullu ha avanzado que las medidas contra el covid se revisarán dentro de 20 días, pese a que ha insistido en que «no estamos en un tiempo en el que estemos analizando un escenario futuro próximo de bonanza que nos lleve a una relajación de las medidas en vigor». 

«El esfuerzo debe ser continuado para bajar a los 60 casos de incidencia acumulada, que indicaría un escenario en el que se pudiera pensar en una mayor relajación de las medidas en vigor», ha remarcado y ha lanzado un mensaje a quienes piensan en una mayor apertura en Semana Santa, «que piensen en el verano».

Ha aseverado que «estamos a menos de un mes y estamos en el escenario 3 de transmisión tensionada, dentro del panel de cinco escenarios del Plan Bizi Berri III», con una incidencia acumulada 230 casos por 100.000 habitantes y factores de riesgo, como la irrupción de las nuevas variantes, la ralentización de la tendencia descendente, los repuntes en algunos países del entorno, y «el efecto negativo de procesos de desescalada prematura y relajación social».

«Autocrítica»

Por otro lado, Urkullu ha realizado cierta «autocrítica» ante una situación para que la «no estábamos preparados». «Los problemas han sido continuos, dada la excepcionalidad de la situación en todo el mundo», ha reconocido.

«En los primeros meses: escasez de EPIs, respiradores, mascarillas y material sanitario. A continuación: necesidad de incrementar la realización de test, cribados y rastreos; la reorganización hospitalaria para responder a la presión asistencial. También la situación de las residencias o el avance en la estrategia de vacunación», ha indicado.

No obstante, ha destacado que «el balance del camino realizado es positivo porque la gran mayoría de la población entiende, apoya y cumple las medidas adoptadas en cada momento».

«A pesar de la innegable fatiga pandémica y del shock emocional que vivimos, es encomiable la actitud de rigor y corresponsabilidad que está demostrando la sociedad vasca. Esta es la actitud que queremos agradecer y alentar tras un año de pandemia. Es la actitud necesaria para superar esta situación, garantizar la salud pública, reactivar la economía, generar oportunidades de empleo y recuperar el bienestar. En definitiva, preservar la vida y la convivencia, nuestro bien común», ha apuntado.