Iñaki Telleria

EHGAM organiza un ciclo sobre el presente y futuro del movimiento de liberación sexual

Con motivo de los 45 años de su nacimiento, EHGAM (Euskal Herriko Sexu Askapen Mugimendua) ha organizado un ciclo de encuentros y debate en torno a las necesidades del movimiento por la liberación sexual de Euskal Herria.

Una movilización convocada por Ehgam en Donostia con motivo del Día contra la LGTBfobia. (Gorka RUBIO/FOKU)
Una movilización convocada por EHGAM en Donostia con motivo del Día contra la LGTBfobia. (Gorka RUBIO/FOKU)

EHGAM afronta sus 45 años de edad con la organización de un ciclo denominado KOSA (Koronabirus Osteko Sexu Askapena) con la intención de «reimaginar, repensar, reformular, rearmar y reconstituir» el movimiento de liberación sexual.

Las jornadas se desarrollarán del 27 de octubre al 6 de noviembre en distintas localidades vascas con el objetivo de «poner encima de la mesa temas de debate muy unidos a las necesidades del movimiento por la liberación sexual de Euskal Herria», así como «hacer un llamamiento a todas las personas y subjetividades disidentes sexo-genéricas, tanto organizadas como no, para que se unan a nuestra acción política».

Pretenden así «repensar desde la raíz la nueva andadura de EHGAM entre todas las personas que se unan a este proyecto».

Repaso histórico

Con motivo de la presentación del ciclo, EHGAM ha recordado que «han pasado ya 45 años desde aquel germen que hizo que el movimiento por la liberación sexual de EH brotase. En noviembre de 1976, nuestras predecesoras se juntaron en Durango para soñar lo que después vino a ser EHGAM».

Este nuevo organismo «tenía por objeto acabar con los tabúes, prejuicios y roles que sistemáticamente oprimían los deseos, las prácticas y las expresiones que hacen de nuestras sexualidades y nuestros cuerpos un medio valioso para revertir lo socialmente establecido».

Hace referencia a «unas sexualidades y unos cuerpos patologizados, estigmatizados, precarizados, ninguneados y, en consecuencia, marginalizados. Por ello EHGAM, siendo la primera organización a favor de la liberación sexual en Euskal Herria, lleva décadas luchando para que instituciones médicas, políticas, religiosas, económicas y sociales no actúen desde la lógica cisheterosexista» y añade que han sido «décadas en las cuales, estar fuera de la norma ha sido un juego macabro lleno de obstáculos y de sombras. Un juego macabro donde el derecho a sobrevivir y a ser reconocidos ha sido la base de todas nuestras pancartas y reivindicaciones».

Derechos civiles y políticos

Destaca EHGAM que, más allá del terreno sexual, «ha articulado siempre su lucha a favor de todos los derechos civiles y políticos. Desde una perspectiva interseccional y solidaria y codo con codo junto a trabajadores en paro, comités de empresa, estudiantes, asambleas de mujeres, euskaltzales, asociaciones vecinales, objetores e insumisos y demás movimientos populares».

Recuerda en su declaración que «también es sabido que hace 45 años éramos socialmente peligrosos para las estructuras legales, sÍ. Pero la historia nos ha enseñado que lo realmente peligroso son todas las estructuras sociales cisheteropatriarcales que siguen imperando hoy en día: esas estructuras sociales que acabaron con la vida de Francis Vadillo, Sònia Rescalvo, Lyssa Da Silva o Samuel Luiz; estructuras sociales que han hecho pasar a muchos disidentes por la cárcel, que han estigmatizado a las trabajadoras sexuales, a las que conviven con el VIH y a las personas trans, que han invisibilizado a las lesbianas y que, por supuesto, han señalado sistemáticamente nuestras formas de ser, vivir y organizarnos desde una perspectiva sexista, binarista, moralista y sexófoba».

Un contexto no tan distinto

Concluye EHGAM que hoy, 45 años después, «en un ambiente de incertidumbre y precariedad social, de vulneración de derechos fundamentales y de auge tanto de los discursos de odio como de la derecha fascista, venimos a tomar el testigo que históricamente ha pasado de mano en mano en EHGAM».

Y matiza que nos encontramos en «un contexto actual, a priori, muy distinto que al de hace décadas, pero paradójicamente con muchas similitudes. Ya que la violencia, en todas sus vertientes, grados y niveles, sigue minando y menoscabando las vidas de las personas disidentes. Una violencia, además, acentuada por la pandemia de la covid-19 y, a su vez, muy bien maquillada de una falsa libertad y progresismo».

Programa

27 de octubre (Gaztetxe de Arrasate, 19:30) ‘Memoria LGBT+’ y presentación del libro ‘¿Cuándo termina el armario?’

30 de octubre (Kultur Etxea de Izarra) ‘Familias y crianzas fuera de la cisheteronorma’

4 de noviembre (Urumea Herrigunea de Hernani, 18:30) ‘¿Qué hacer frente a las agresiones?’

6 de noviembre, jornada de clausura con mesas de debate en ‘Karmela’ de Bilbo: ‘Disidencias de género’ (10:00); ‘Cultura no heteronormativa’ (12:00); y ‘LGBT+ en euskera y desde el euskera: debate sobre la presencia del euskera en nuestro movimiento’ (15:30). Después (17:30) concluirán las jornadas con el debate sobre ‘El rumbo de EHGAM’.