Osasuna realiza un gran ejercicio defensivo para traerse un punto del Bernabéu (0-0)

Osasuna ha realizado un extraordinario ejercicio defensivo en el Santiago Bernabéu para hacerse con un punto que le permite seguir estando imbatido a domicilio y dejar patente su solidez como equipo.

El extraordinario ejercicio defensivo de Osasuna ha tenido recompensa en forma de punto en el Bernabéu. (Javier SORIANO/AFP)
El extraordinario ejercicio defensivo de Osasuna ha tenido recompensa en forma de punto en el Bernabéu. (Javier SORIANO/AFP)

Osasuna sigue imbatido fuera de casa gracias a un ejercicio defensivo descomunal en un feudo inasequible como suele ser el Santiago Bernabéu. Jagoba Arrasate ha sorprendido con un plan de partido procurando dejar los mínimos espacios a un Real Madrid que se ha atascado en ataques estáticos a los que está poco acostumbrado y los rojillos se han traído un punto exquisito.

Ha saltado la escuadra navarra con cinco cambios en su once y tres centrales, una disposición táctica que le dio muy buen rédito en La Cerámica, y muy pendiente de no dejar el mínimo resquicio a un rival que se alimenta de los espacios y su velocidad para ocuparlos. Consecuentes con esa preocupación, los rojillos no han presionado arriba, sino que han defendido en propio campo, muy arropados, dejando la iniciativa con el balón a los merengues.

Dicha estrategia ha desesperado durante la primera mitad a un cuadro local, que solo ha podido correr en contadas ocasiones, justo cuando Osasuna ha cometido algún que otro error en las pocas veces en las que ha podido circular la pelota en medio campo. En estático, el Real Madrid ha volcado todos sus esfuerzos ofensivos por el costado de un Viniciuos, vigilado de cerca por Nacho Vidal, que ha contado con Moncayola de apoyo para ejercer esa labor.

Así las cosas, solo cuando los visitantes han perdido el cuero de la medular hacia arriba han llegado las oportunidades merengues, con dos llegadas de Camavinga y Carvajal. El resto, intentonas desde fuera del área, la más peligrosa, con un misilazo de Militao al que ha respondido a dos manos Herrera. Por el lado navarro,  la más clara la ha tenido Kike García, que se ha encontrado el esférico a la salida de un corner y le ha golpeado en el muslo para marcharse por encima del larguero.

Moncayola, al poste

Una de las claves del choque ha estado en lo que pudo ser y no fue. Imitando a su adversario, Osasuna ha pillado desprevenido a su anfitrión en una contra que ha iniciado Kike García, le ha dado continuidad Chimy Ávila y casi ha culminado con acierto Moncayola. El de Garinoain no ha acabado de empalar del todo bien, lo que no ha impedido que la pelota se estrellase en el poste cuando ya había superado la estirada de Courtois, en el mejor lance para los rojillos.

Sin embargo, el que Ancelotti haya abierto todavía más el campo dando entrada tras el descanso a Rodrygo ha obligado a un mayor esfuerzo físico a los visitantes en el apartado defensivo. Aunque el peligro ha rondado los dominios de Herrera, los apuros se han traducido, en todo caso, en poco más que un zurdazo de Benzema rozando la cruceta y otro remate forzado del arieta francés.

Con la entrada de Darko y Rubén García, Arrasate ha refrescado al equipo de cara al exigente rush final que aguardaba, ante un oponente que ha puesto toda la carne en el asador. Osasuna se ha defendido con uñas y dientes ante las acometidas merengues e incluso David García ha dispuesto de un cabezazo tras falta que no ha encontrado portería. Al final, un punto que sabe de maravilla.

Arrasate: «Un puntazo»

Jagoba Arrasate ha calificado de «puntazo» el empate obtenido en el Bernabéu, para el que han tenido que «trabajar muchísimo». «Y defender prácticamente todo el partido –ha añadido–. Sacar un punto contra este rival en este campo es algo muy positivo. Estoy contento por el trabajo y el punto».

El preparador de Berriatua ha explicado su planteamiento de inicio. «Tienes que priorizar, como la teoría de la manta. Si darle espacio a nuestra espalda, defendiendo alto como solemos hacer, donde aparecen las mejores virtudes del Real Madrid, o defender en un bloque medio y tener orden defensivo», ha descrito.

En este sentido, ha admitido que «por momentos nos han sometido y hemos estado muy bajos, pero hemos tenido mucho orden y ahí el Real Madrid no es tan determinante. La idea era salir más veces al contragolpe, aunque no hemos podido».

Arrasate ha valorado especialmente haber acabado con la portería a cero en el feudo merengue. «Dejar al Real Madrid con la portería a cero dice mucho del rendimiento defensivo nuestro. Han tenido ocasiones, pero no recuerdo muchas paradas de Sergio Herrera», ha indicado.

Por último, se ha referido a la inmejorable oportunidad de Moncayola, que ha enviado el balón al poste. «Cuando he visto que llegaban dos jugadores al remate parecía cerca el gol. Una pena porque la contra estaba bien llevada. Luego nos tocó sufrir, pero esa era la idea, defender e intentar salir, aunque no lo pudimos hacer mucho», ha insistido.