Osasuna visita el Wanda Metropolitano con la idea, esta vez sí, de materializar el susto

Osasuna visita el Wanda Metropolitano –sábado, 18.30, Movistar LaLiga– con la intención, esta vez sí, de convertir en realidad el susto que el año pasado le propinó a su rival a falta de un cuarto de hora, aunque al final acabasen remontando los colchoneros.

Chimy Ávila, que ha asegurado querer quedarse en Osasuna, tiene opciones de jugar en punta con Kike García. (OSASUNA)
Chimy Ávila, que ha asegurado querer quedarse en Osasuna, tiene opciones de jugar en punta con Kike García. (OSASUNA)

Osasuna quiere convertir en realidad lo que la campaña pasada se quedó en amago, cuando a falta de un cuarto de hora se puso por delante en el Wanda Metropolitano, poniendo en peligro el título liguero que finalmente acabaría obteniendo el Atlético tras remontar a los rojillos y ganar en Valladolid.

Del aquel tenso choque también quedaron algunas heridas abiertas, como los encontronazos físicos y dialécticos que se produjeron en el túnel de vestuarios entre algunos de los componentes de ambas plantillas, de ahí que motivación por obtener un resultado positivo no va a faltar en el caso de los visitantes.

Además, después del tropiezo sufrido en el Sánchez Pizjuán, la escuadra navarra desea volver a recuperar su solidez foránea en un desplazamiento que, sin embargo, no se le ha dado muy bien últimamente. Fue hace más de una década cuando se consiguió rascar un punto y la última victoria allí se produjo en abril de 2009.

El Atlético no ha perdido todavía en casa en competición liguera, pero sí ha cedido tres empates, dos de ellos ante conjuntos vascos –Athletic y Real–, dejando mucho que desear en su balance defensivo, lo que le ha llevado a distanciarse un tanto respecto a la cabeza, aunque conservando la cuarta plaza.

Los pupilos de Jagoba Arrasate buscan seguir ahondando en esa sangría que tienen los colchoneros atrás y que les llevó a estos últimos a perder dos puntos en su último encuentro, empatando en Mestalla en el tiempo añadido un 1-3 que parecía otorgarles ya la victoria. Los anfitriones cuentan también con las bajas de Joao Félix, Trippier y Saponjic.

Osasuna, asimismo, necesita reencontrarse con el triunfo, resultado que no conoce desde hace un mes, habida cuenta de haber enlazado dos empates y otras tantas derrotas. «Venimos de dos derrotas y necesitamos sumar, sabiendo que no es el mejor escenario y que el rival nos va a exigir sacar nuestra mejor versión», ha explicado el técnico rojillo.

Aridane y Juan Pérez, ausencias de la convocatoria

Tal y como ha ensayado a lo largo de la semana, todo apunta a que el preparador de Berriatua optará por la defensa de cinco que tan buen resultado le dio en su visita al Bernabéu, en la que no estará un Aridane que tampoco ha entrado en la lista al considerar que el majorero, aunque recuperado, todavía no cuenta con el ritmo suficiente como para afrontar un choque de este nivel.

Tampoco lo ha hecho Juan Pérez, ya que el guardameta oscense sufre una rotura fibrilar en el redondo mayor del brazo derecho, y está por ver si el lateral izquierdo lo ocupa Cote o un Manu Sánchez que tiene el acicate de poder jugar contra su club de origen, aunque puede penalizarle el no haber entrenado apenas entre semana al tener que viajar a Rusia con la sub21.

Arrasate ha puesto en aviso a los suyos, al indicar que «entiendo que nos van a someter por momentos como a todos, por lo que tenemos que defender más alto y luego con balón en posesión hacerles correr para atrás. Ese es el contexto que intentamos, pero se hace lo que se puede».

«La sensación contra este tipo de equipos es como que hay que hacer un partido redondo para tener opciones. Si te hacen gol es como que el plan se cae, pero eso no debe ser así porque, aunque estés uno abajo, siempre tienes la posibilidad de sacar un buen resultado. Hemos hablado e incidido en ello, debemos mejorar», ha concluido el míster vizcaino.