Cara de pánico del corredor al verse arrastrado por el morlaco tras haber recibido un puntazo. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Cara de pánico del corredor al verse arrastrado por el morlaco tras haber recibido un puntazo. (Iñaki VERGARA/FOKU)
El toro Hornachuelo se abre paso entre los corredores y llega hasta el mozo de la camiseta roja. (Iñaki VERGARA/FOKU)
El toro Hornachuelo se abre paso entre los corredores y llega hasta el mozo de la camiseta roja. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Tras dejarle un puntazo, el pitón sigue avanzando por la espalda y se engancha en la camiseta. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Tras dejarle un puntazo, el pitón sigue avanzando por la espalda y se engancha en la camiseta. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Hornachuelo se lleva arrastras al corredor. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Hornachuelo se lleva arrastras al corredor. (Iñaki VERGARA/FOKU)
El toro Botijo enfila hacia el callejón. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)
El toro Botijo enfila hacia el callejón. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)
Uno de los toros de Cebada Gago se dirige hacia la plaza. (Joseba ZABALZA/FOKU)
Uno de los toros de Cebada Gago se dirige hacia la plaza. (Joseba ZABALZA/FOKU)
Un bravo lanza un derrote contra uno de los mozos en la bajada del callejón. (Idoia ZABALETA/FOKU)
Un bravo lanza un derrote contra uno de los mozos en la bajada del callejón. (Idoia ZABALETA/FOKU)
Dos mozos caen al suelo ante la velocidad de vértigo de la torada. (Lander F.ARROYABE/FOKU)
Dos mozos caen al suelo ante la velocidad de vértigo de la torada. (Lander F.ARROYABE/FOKU)
La manada pasa estirada por Estafeta. (Iñaki VERGARA/FOKU)
La manada pasa estirada por Estafeta. (Iñaki VERGARA/FOKU)
Los mansos abre el grupo en su ascenso por Santo Domingo. (Lander F. ARROYABE/FOKU)
Los mansos abre el grupo en su ascenso por Santo Domingo. (Lander F. ARROYABE/FOKU)
Mansos y toros pasan a todo tren por la plaza Consistorial. (Lander F. ARROYABE/FOKU)
Mansos y toros pasan a todo tren por la plaza Consistorial. (Lander F. ARROYABE/FOKU)
Encierro rápido y con un puntazo por asta de los toros de Cebada Gago

Los morlacos de Cebada Gago han protagonizado un encierro rapidísimo y en el que, a pesar de su fama, únicamente han dejado un puntazo por asta en la espalda de un corredor en Estafeta. Con la ayuda de unos mansos que están en una forma física envidiable, los morlacos gaditanos han cubierto los 848 metros del encierro en dos minutos y veinte segundos.