Cráneo de un hombre del siglo VIII que fue decapitado por dos golpes de espada o hacha.
Cráneo de un hombre del siglo VIII que fue decapitado por dos golpes de espada o hacha.
Impresionante boquete de un varón que consiguió sobrevivir a una lesión por arma blanca que habría sufrido entre los siglos XI y XIII.
Impresionante boquete en el cráneo de un varón que consiguió sobrevivir a una lesión por arma blanca que habría sufrido entre los siglos XI y XIII.
Esqueleto de un hombre beréber del siglo VIII enterrado en Iruñea con siete costillas fracturadas.
Esqueleto de un hombre beréber del siglo VIII enterrado en Iruñea con siete costillas fracturadas.
Pie con artrotopatía degenerativa de un hombre del siglo XIX que fue enterrado en la catedral de Iruñea.
Pie con artrotopatía degenerativa de un hombre del siglo XIX que fue enterrado en la catedral de Iruñea.
Esqueleto de una joven iruindarra del siglo XVIII que sufría enanismo.
Esqueleto de una joven iruindarra del siglo XVIII que sufría enanismo.
Pie de un hombre de época romana enterrado en la plaza del Castilla que había sufrido lepra.
Pie de un hombre de época romana enterrado en la plaza del Castillo que había sufrido lepra.
Cráneo de un hombre del siglo VIII que recibió un golpe mortal de arma en el occipital.
Cráneo de un hombre del siglo VIII que recibió un golpe mortal de arma en el occipital.
Cráneo de un hombre que falleció tras recibir el impacto de un proyectil de ballesta en Tiebas entre los siglos XIV y XVI.
Cráneo de un hombre que falleció tras recibir el impacto de un proyectil de ballesta en Tiebas entre los siglos XIV y XVI.
La historia de Iruñea que cuentan los huesos

El cráneo de un hombre decapitado en el siglo VIII, los restos de un varón de época romana que sufrió lepra o el esqueleto de una mujer del siglo XVIII con enanismo son algunos de los restos que nos hablan del pasado de Iruñea y que se pueden visitar hasta el 2 de febrero en la muestra ‘La vida impresa en los huesos. Paleopatología en Navarra’, expuesta en el Museo de Nafarroa.