21/04/2018

Ser competitivo no basta para batir a Fenerbahçe

Los gasteiztarras perdieron una oportunidad ante un Fenerbahçe que sufrió. Las personales a los interioresmediatizaron la primera mitad, mientras que tras el descanso Janning mantuvo las opciones hasta el final.

Arnaitz GORRITI
0421_kir_poirier

FENERBAHçE 95

KIROLBET BASKONIA 89

 

Habrá que remontar un 2-0 adverso para ir a la Final Four de Belgrado. Es una lástima, porque Kirolbet Baskonia aguantó el tipo los 40 minutos, pese a sufrir el acoso arbitral a los interiores y un bajón preocupante en el cuarto período. Janning reenganchó a los de Pedro Martínez, al punto de meter el miedo en el cuerpo a los de Obradovic. Pero con 86-82 y posesión, una pérdida de Vildoza supuso un parcial de 5-0 que dio el golpe definitivo a los gasteiztarras, que aun y todo jamás dieron el duelo por perdido.

Poco tuvo que ver con el primer partido. Shengelia entró de titular y el equipo fue otro. Poirier era otro, Timma también y gracias a esa agresividad, los de Pedro Martínez arrancaron 0-6. Hasta que Shengelia cometió su segunda falta, los gasteiztarras llevaron la iniciativa, con gran movimiento de los jugadores sin balón y un Timma acertado. Pero tras la segunda falta de Shengelia y la entrada de Sloukas, el conjunto otomano cogió la directa; desde el 13-17, enlazó un parcial de 12-0. Suerte que los triples de Voigtmann y Janning arrimaron el marcador para llegar 25-23 al final del cuarto.

Las faltas como factor

Las faltas iban a suponer un serio problema. Diop cometió tres faltas en un santiamén, mientras que Poirier y Voigtmann también sumaban dos. El corolario del alemán era que seguía con su flojera, siendo su defensa del rebote defensivo uno de los debes de los de Pedro Martínez. Por fortuna, el juego exterior gasteiztarra sí aguantaba, de la mano de un heroico Janning. Al descanso, un apretado 53-49.

El tercer cuarto fue una «bendición arbitral», un trío que cargó de faltas al propio Fenerbahçe. Los gasteiztarras aguantaban a rueda de un adversario que encontraba en Kalinic su recurso anotador. Beaubois dio el susto del día, con un problema en la pierna. Pudo volver, aunque no tuvo su mejor día.

En el cuarto período Kirolbet Baskonia se vino abajo, o eso parecía, fruto del cansancio de los Vildoza o Huertas, al tiempo que los interiores dejaron de recibire balones. Pero Datome perdonó dos veces, y Janning dio una última oportunidad al elevar el 86-82. Pero un error de Vildoza lo hizo pagar Wanamaker, y Melli le dio la puntilla a un Baskonia que dio la cara y no se rindió. Pero para ganar hacía falta un poco más.

 

«No me parece que esto sea un 3-0; no me parece que sea esa la diferencia»

«Es normal que lo veamos todo negativo con la derrota tan reciente. He dicho a los jugadores que hay que mejorar un poco, pero los he felicitado por el esfuerzo. A mí no me parece que esto vaya a ser un 3-0. Especialmente por este segundo partido; no me parece que la diferencia entre estos dos sequipos sea un 3-0». Pedro Martínez no se rinde y su plantel, visto lo que pasó en el parqué, tampoco. Por eso, a pesar de los pesares, mantenía cierta buena cara. «No hemos dicho nuestra último palabra», remachó el técnico barcelonés.

Analizando con algo más de detalle el encuentro, reconoció que «hemos hecho las cosas mejor que el otro día». «Hemos tenido más claro lo que teníamos que hacer en todo momento. Fenerbahçe es un equipo que cambia muchas estructuras de juego –juega con tres grandes, o dos bases, o con cuatro exteriores...– y hemos tenido algún momento malo en la segunda parte, pero es normal, porque cuando a veces la lucha entre el corazón y el cerebro, gana el corazón, y hemos tenido ataques precipitados. Agradezco el corazón, pero para ganar hay que hacerlo perfecto», explicó Pedro Martínez.

Asimismo, se mostró «encantado» por las faltas hechas. «Otra cosa es que todas sean personal, pero hay que defender agresivo, jugar duro y hacer las faltas», zanjó.A.G.