29/09/2018

Radical continuidad para encarar la temporada de la Final Four en casa

Se apuesta por un fluido juego colectivo, manteniendo a Pedro Martínez y con la llegada de Shields y Hilliard por Timma y Beaubois.

Arnaitz GORRITI
0929_kir_hilliard

Kirolbet Baskonia ha vuelto a sorprender, pero por la continuidad de su plantel. Por primera vez desde la campaña 2011/12, el cuadro gasteiztarra arrancará la temporada con el mismo entrenador que finalizó la anterior. Pedro Martínez triunfó donde Prigioni fracasó, haciendo que el Baskonia hiciera un juego atractivo y reconocible, y llevarlo a una final de la Liga ACB ocho temporadas después.

«La continuidad supone una ventaja porque mantenemos la base y el bloque del equipo, más allá de las incorporaciones. Conocemos la filosofía de Pedro, nos conocemos entre nosotros, tenemos la experiencia del año pasado, el buen camino por el que se anduvo, y eso nos va a servir para demostrar desde el minuto cero», opinaba al respecto Patricio Garino.

Los principales cambios han llegado en las alas de este Kirolbet Baskonia. Sorprende que Huertas, Vildoza y Granger sigan ocupando el puesto de base, pero Pedro Martínez confía en ellos, y el verano ha servido, al parecer, para curar los problemas de tobillo del uruguayo. «Siempre se piensa que lo de fuera es mejor y muchas veces no se da valor a lo que hay. Somos jugadores de alto nivel y somos diferentes, y eso a Pedro le viene muy bien porque puede elegir en cada momento lo que más le conviene», explica a este respecto Marcelinho Huertas.

En el juego interior, se mejoró el contrato a Shengelia al renovarlo hasta 2022, y Voigtmann parece relegado a jugar de ala-pívot, con Poirier y Diop disputándose el puesto de pívot.

Beaubois y Timma abandonaban el club gasteiztarra, llegando en su lugar Shavon Shields –estadounidense con pasaporte danés– y Darrun Hilliard –único extracomunitario en estos momentos–. Son estas dos unas incorporaciones –más el bosnio Penava y el senegalés Fall, cedido, dos apuestas a más largo plazo– de jugadores en principio no tan destacados en la anotación, aunque conforme se adapten al juego –Hilliard vive su primera experiencia del basket FIBA– se espera de ellos un paso adelante.

«Espero ofrecer mucho más», añade Darrun Hilliard. «Estoy aprendiendo el estilo de juego en Europa y es un poquito distinto. También hay que tener en cuenta que vivimos la pretemporada, donde la carga física es importante y el cansancio provoca irregularidad, pero conforme se ponga en marcha la competición, mejoraremos».

La Euroliga en el horizonte

Este Baskonia no tan remozado tiene su mayor novedad en el horizonte: la Final Four de la Euroliga, ya que se disputará en Gasteiz. Obviamente, nadie quiere plantearse imponer la clasificación, pero la ilusión es innegable.

«Queremos estar y trabajamos para estar al nivel desde el arranque», confiesa Vildoza, al tiempo que Huertas añade que «independientemente de dónde se juegue, siempre se desea, y ya el año pasado estuvimos muy cerca. Pero este año volveremos a intentarlo. Poquísimos tienen la suerte de disfrutar una Final Four en casa y nosotros la tenemos. Sin obsesionarnos, debemos tenerla en mente para que nos motive aún más para llegar a disputarla».

Un Tecnyconta Zaragoza traicionero para empezar

Kirolbet Baskonia arranca esta tarde a partir de las 18.15 su andadura en la Liga ACB 2018/19. Recibe al Tecnyconta Zaragoza en el Buesa Arena, lo cual debiera suponer un arranque más que asequible ante un rival que en las dos últimas campañas ha cordeado el descenso y ha vivido un sinfín de cambios, empezando por el banquillo, con el aterrizaje de Porfi Fisac.

Pero la escuadra maña es, asimismo, un rival traicionero. Un capricho del destino, además, puesto que fue el mismo equipo que jugó contra los gasteiztarras en el primer partido dirigido por Pedro Martínez. Nadie hubiera dado un duro por los entrenados en aquel entonces por «Jota» Cuspinera, pero dieron la campanada y se impusieron por 73-78.

Pero Pedro Martínez prefería no hacer cábalas y centraba su discurso en la previa al encuentro de esta tarde en su propio equipo. «Más allá de ganar, el objetivo es poner lo más inmediatamente posible las bases del tipo de juego que queremos hacer», dijo el preparador barcelonés.

«Tenemos que pensar que vamos a ganar porque somos superiores y jugamos en casa, pero debemos ser capaces de dar la cara si las cosas se tuercen», recalcó, por otro lado, el entrenador baskonista, aunque puso en primer término que «hay que conseguir que los automatismos salgan cada vez mejor, porque eso da mucha confianza».

En cuanto a la enfermería, Sedekerskis seguirá de baja por problemas de espalda, aunque el grueso del plantel gasteiztarra está a disposición del entrenador. En el bando maño, Fran Vázquez está casi descartado por un esguince, mientras que Seibutis es duda.

Porfi Fisac dedicaba flores a los gasteiztarras. «Ellos son la principal alternativa a los grandes a hacerse con los títulos. Tienen un gran entrenador y mantienen el bloque», destacó. A. G.