12/06/2019

Tubos Reunidos pospone resolver su crisis refinanciando la deuda

Tras noticias contradictorias y una ligera subida en bolsa, Tubos Reunidos anunció ayer que ha alcanzado un principio de acuerdo para refinanciar su deuda de 351 millones. El grupo estima que esta maniobra le otorga «estabilidad y flexibilidad financiera». Los sindicatos insisten en demandar una ampliación de capital y un plan industrial.

Agustín GOIKOETXEA|BILBO
0612_eko_tubos

Un año de negociación con la banca ha fraguado en un plan de financiación de los 351 millones de euros de deuda de Tubos Reunidos y sus filiales. Agente clave en todo este proceso ha sido el BBVA, uno de los principales acreedores y también accionista destacado con el 14,8% del capital, así como familias vinculadas a esta entidad como los Ybarra (7,1%), Zorrilla Lequerica (10%) y Barandiaran (6,5%).

Contrarios a la ampliación de capital para evitar la quiebra, pero presionados por las instituciones públicas con participación indirecta en el accionariado, la fórmula elegida ha sido refinanciar el montante global de la deuda, de la que 168 millones de euros podrán ahora convertirse en acciones atendiendo a determinados supuestos, con amortización al vencimiento a seis años prorrogables.

Ese paquete se divide en un tramo de 122 millones, otro de 36 y un bono de 10 millones de euros, cuyos intereses no serán pagaderos en caja, sino que incrementarán la cifra del principal a vencimiento o en un supuesto de conversión.

La nueva estructura de la deuda pactada con BBVA, Kutxabank, Santander, Sabadell, CaixaBank, Caja Rural Navarra, Bankoa, Bankinter e ICO incluye líneas de circulante comprometidas para la actividad diaria de 92 millones de euros.

El tercer paquete consistirá en un tramo de deuda de 85 millones con un calendario de amortización creciente y un bono de 5 millones, ambos con vencimiento a 5 años prorrogables.

La refinanciación estará sujeta al cumplimiento de condiciones habituales, incluyendo la homologación judicial del acuerdo y la aprobación por parte de la junta general de accionistas de la emisión de los instrumentos financieros convertibles en acciones. Tubos Reunidos tiene convocada una junta ordinaria para el jueves 27 de junio en el auditorio del Museo Guggenheim, en Bilbo.

Para la compañía, el acuerdo facilita la «viabilidad y estabilidad» del grupo en el «corto y medio plazo dentro de un incierto escenario de mercado», consecuencia de la imposición de aranceles por parte de EEUU a las importaciones europeas de productos de acero; más del 40% se exporta allí.

De hecho, Tubos Reunidos perdió 13,3 millones en el primer trimestre de 2019, lo que supone 4,7 millones más que los 8,6 del primer trimestre de 2018, a pesar de lo cual la empresa defendía que las expectativas para el conjunto del ejercicio son «mucho mejores», al haber subido apreciablemente sus pedidos. En concreto, la firma inició el segundo trimestre con una cartera de pedidos de 104 millones de euros, un 32% más que la de final de 2018.

«Es una buena noticia para la empresa, para el sector y para el conjunto de la economía de Euskadi», manifestó, por su parte, la consejera Arantxa Tapia.

«Descapitalización»

El pacto otorga una tregua a la compañía que preside Jorge Gabiola, pendiente de la evolución del mercado. Al borde de la quiebra, los sindicatos siempre han subrayado que todo tiene su origen en la «mala gestión» de la última década y la «descapitalización» provocada por el reparto de dividendos y amortización de acciones.

LAB recuerda que se redujo el capital mediante una OPA sobre acciones propias que supuso para el BBVA embolsarse 49,6 millones de euros; a la familia Zorrilla Lequerica, 8 millones; a Carmen de Miguel Nart, 6,9 millones; y a Santiago Ybarra Churruca, 6,9 millones de euros.

Esa operación se tradujo en las cuentas de 2008 en una reducción de las reservas en 166,9 millones y que la deuda neta aumentase en 170 millones, cuando un ejercicio antes era de 35,6 millones de euros. «Dejaron la empresa a merced del mercado y sin ningún margen de maniobra, como se ha visto, en situaciones delicadas», apuntan.

EN BOLSA


Los rumores sobre el acuerdo de refinanciación habían hecho subir en las últimas sesiones la acción de la compañía, que ayer cerró con un alza del 8,97%, hasta los 0,25 euros, al oficializarse ese pacto.

«FUNDAMENTAL»


La dirección calificó de «fundamental» este acuerdo estratégico con la banca para disponer de liquidez durante 6 años, al tiempo que se desarrolla su plan de negocio, con la incertidumbre que generan los aranceles.

EXPECTANTES


Los sindicatos se mantienen expectantes ante las decisiones que puedan adoptar la dirección. La negociación del convenio sigue bloqueada y el ERTE se mantiene vigente hasta febrero de 2020.