12/09/2019

Bidasoa-Irun cae tras llevar al Barcelona hasta el límite

Los de Jacobo Cuétara cedieron tras el descanso, fruto de la defensa culé y sus errores de precipitación.

Arnaitz GORRITI
0912_kir_odriozola

Superar al Barça en la Liga Asobal es un imposible, pero Bidasoa-Irun, en vísperas de su retorno a la Liga de Campeones, lo llevó al límite, pese a caer por un 23-26 más que digno.

Empezó marcando territorio el conjunto irundarra, bien respaldado por el inicio del portero gallego Xoan Ledo. No obstante, no tardó el Barça –pese a conocer la fatal noticia de la muerte del abuelo de Ludovic Fabregas– en dar la réplica, con el portero Pérez de Vargas lanzando la contra una y otra vez.

El ataque estático del Bidasoa sufría ante el rocoso 6-0 culé, aunque bajo el liderato anotador de Kauldi Odriozola aguantaba el tirón, al tiempo que un precioso gol de Esteban Salinas desde el pivote culminó el tercer parcial con empate a 7 goles, empate que volvería a lograr el jugador chileno, levantando un abarrotado Artaleku.

El propio Artaleku pareció venirse abajo cuando, enfilando la recta final de la primera mitad, Rudi Sery y Odriozola pusieron el 10-8 en el marcador, obligando a Xavi Pascual a llamar a capítulo a los suyos. Los guipuzcoanos eran capaces de sostener el intercambio de goles, aunque la profusión de jugadas de siete metros que tuvo el cuadro culé hizo que los de Pascual empataran a 12. Un empate que persistió hasta el 14-14 del descanso.

Una inferioridad mal jugada y un par de acciones dudosas lanzaron al Barça en las reanudación, obligando a Jacobo Cuétara a parar el tiempo con 16-19. Xoan Ledo, con dos siete metros parados seguidos, mantuvo la tensión un rato más, pero la irrupción de Cindric despegó a los culés hasta el 17-22&csMarker;, en perspectiva, irremontable.

Bidasoa-Irun apretó atrás e Iker Serrano volvió con dos goles a meter a los guipuzcoanos, jugadores y público, en el partido. Pero entre sus propias pérdidas y un gran Pérez de Vargas en momentos puntuales, dejaron la reacción bidasotarra a medias, con el 23-26 final.